Bgo en Trento 53

Estaba tan concentrada en escribir mi otro blog, que casi se me olvida  hacer la crónica del día. Pero sentía que me faltaba algo.

Total que me he despertado, he decidido que paso de subir andando (y eso que del puente se me han quedado unas piernas tonificadísimas), he desayunaod, me he vestido y he cogido el autobús.

Por la mañana me he reunido con Anne-Lyse para hablar de la negación y como cada vez que hablamos negación nos pasa que nos centramos en resolver lo difícil y luego resulta que lo en principio fácil nos da dolores de cabeza.

Por la tarde he tenido un Skype en el que hemos estado pensando qué decir a los revisores del congreso. Arantza les quería decir “gilipollas”, pero le he convencido de ser más fina. Y después del Skype me he dedicado a escribir la respuesta. Y la verdad es que sí que son bastante estúpidos los revisores, uno me ha echado en cara que echaba en falta dos cosas y le he contestado copiando trozos del artículo directamente. ¿Se lo ha leído?

He venido a casa y he ido a lavar la ropa. Hay una ley no escrita que dice que lloverá en Trento cuando Begoña no pueda retrasar más la visita a la lavandería. Luego pondré el plástico sujeto con pinzas y chancletas, más conocido como tendedero Begoña.

Leugo me he puesto con mi blog de viajes y ya tengo a medio acabar la entrada. He cenado y he seguido con el otro blog hasta que me he acordado de que éste estaba sin escribir.

Iruzkin bat utzi

Erantzunik ez oraindik.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s