Bgo en Trento 50

Hoy me he despertado varias veces. Es que desde el albergue se oía un campanario que sonaba cada cuarto de hora. Además, en las fracciones tocaba todas las campanas de la hora, más los cuartos correspondientes. Así que a las 7 he escuchado 7 campanadas, a las 7.15, 8 y así sucesivamente.

Al final me he despertado a las 8.15, me he vestido y he bajado a desayunar. El señor pelma estaba ahí, pero no ha respondido al ciao general que he dicho al entrar al comedor. Mejor, le hubiera dicho alguna bordería. He hecho la mochila y he hecho el check out.

Como tenía el tren a la 1, he salido a dar una vuelta por Levanto. He ido hasta Bonassola por la antigua vía del tren, que ahora es bidegorri, y la verdad es que no me ha parecido para tanto la playa. Según el señor pelma era magnífica. Probablemente sea la más “playa” de todas las de la zona, pero nuestras playas son mil veces mejores.

También he visitado Levanto, que tiene unos muros medievales y así, aunque no da para mucho. Eso sí, Via Dante Alighieri es una maravilla, muy entretenida con muchas tiendas. También he hablado con amama, que ha conseguido al final llamarme. Antes de ir al tren, me he comprado unos trozos de focaccia y me los he comido en la estación. Es un problema lo de la focaccia, porque un trozo es poco, pero dos, son mucho… deberían cambiar los tamaños.

El primer tren de Levanto a Milán ha llegado 14 minutos tarde (o 15) y me he montado en el tren de Milán a Verona por la benevolencia del tío que dice que el tren puede salir. A ver, es que no puede llegar tarde el tren y punto. Pero según me he dado cuenta, absolutamente todos los trenes van tarde en Italia.

En el segundo tren he viajado en 2ª premium porque no había más barato, aunque la única diferencia con la segunda normal es que te dan una bebida y unas galletitas (muy buenas, por cierto). Este tren también ha llegado tarde, pero no tanto, y me he podido cambiar de tren sin problemas.

El regional, en fin, iba hasta las cartolas, pero como me ha dado tiempo a cogerlo pronto, también he encontrado un huequecillo. Me he bajado en Trento (8 minutos de retraso) y justo he visto que me daba tiempo a coger el cercanías que para en la resi. Lo he cogido y se me ha sentado delante una señora con la bolsa de la compra (aquí abren los festivos indiscriminadamente… mal) y una cerveza de medio litro. Se ha mirado la mano y ha visto que se ha quemado. Me ha contado que es cocinera y que se ha quemado y que una vez en vez de una cerveza, se bebió dos antes de entrar a trabajar y que se quemó también. Os juro que me encuentro por la vida con la gente menos recomendable del mundo.

Cuando he llegado a casa, me he dado cuenta de que no he validado el billete a la salida del tren, por lo que he tenido que volver a la estación (menos mal que está en la resi misma) a validar el billete porque si no te cobran el trayecto máximo y 5€ de penalización y eso es mucho dinero.

Luego he deshecho la mochila y me he duchado. Luego he visto El Ministerio del Tiempo y he cenado. Y ahora os estoy escribiendo.

Con esto del cambio horario tengo el sueño un poco cambiado y no sé si estoy o no estoy cansada, como de vacaciones el horario es el que te pones tú… Pero mañana vuelvo al trabajo, así que tendré que volver a la rutina.

Iruzkin bat utzi

Erantzunik ez oraindik.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s