Bgo en Trento 16

Ayer según me metí a la cama empezó a llover como si no hubiera mañana, pero ha habido. Así que hoy me he despertado, he desayunado, me he vestido y he ido a coger el autobús. Y sí, estaba lleno de adolescentes. Hoy, además, me he dado cuenta de que cada vez venían dos clases de unos 20 chavales. ¿Cuántas clases por curso tiene ese maldito liceo? Espero que sean sólo seis.

Y en el trabajo me he dedicado a leer sobre la negación, he corregido un artículo que está aceptado en una revista hace 4 meses pero que no hacen más que mandármelo para corregir dos comas (literal) y he empezado con el resumen de ese artículo. Bueno, no he escrito ni el título, la verdad, pero ponerme, me he puesto.

La comida ha estado bien. He comido unos tortellini con ricotta y espinacas impresionantes y luego un pescado que vete tú a saber qué era con patatas cocidas. En fin. Las patatas. Una patata de Manuela tenía un gusano. ¿Me habré comido yo alguno? ¡Qué asco, por favor! A Manuela casi le da un mal ahí mismo. Además no sabía si decirles o no a los de la cocina que había un gusano. Yo le decía que sí, para que miren si había más, pero ella decía que se había quedado sin apetito. No me extraña. Al final le han cambiado las patatas por otra cosa, que también tenía patata triturada, así que se ha puesto a mirar a ver si había trozos de gusano, pero no ha visto ninguno aparentemente.

La tarde se me ha ido prácticamente haciendo un skype con mis queridas tutoras en el que aparte de quejarme porque me han cambiado al programa de doctorado nuevo en septiembre en vez de esperar a la matrícula de octubre, hemos hablado del artículo que tenemos entre manos. Me tiene un poco preocupada el asunto de la compresión lectora de la gente. Ya sé que hay que decir las cosas claras, pero en cuanto uso media floritura ya me están cortando las alas. Llegará un día (sobre todo si seguimos con esa mierda del CLIL) en el que los adultos tengan una comprensión lectora de niño de 10 años. Lo llevo avisando mucho tiempo.

Luego he cogido el bus, que sólo ha venido 5 minutos tarde, me he cambiado de ropa y he salido con la bici. La ida hoy ha sido dura por el viento. La vuelta hoy ha sido fácil por el viento.

He cenado y os estoy escribiendo.

Llevo todo el día ansiosa porque después de semanas de investigación he visto una cámara de fotos que se adecúa (¿o adecua?) erfectamente a mis necesidades y mi amor por gastar en las cosas lo que se merecen y no más. Y ayer, tras sopesar el asunto, le escribí un email a una tal Serena de Brunico (que está ya como pegando con Austria) para decirle que estaba interesada en la cámara. Sí, es de segunda mano, pero tiene bastante buena pinta y el precio es imbatible. La cosa es que Serena aún no me ha contestado y vivo en un sinvivir. El que espera desespera, dicen.

Hoy me iré pronto a la cama, que mañana tengo que madrugar para dejar hechas las patatas para la tortilla antes de ir al trabajo.

Iruzkin bat utzi

Erantzunik ez oraindik.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s