Bgo en Trento 15

Hoy el día ha empezado normal, quitando el hecho de que he visto que me han cambiado la cena del miércoles al jueves. Creo que mejor. He desayunado, me he vestido y casi no entro en el bus. No porque haya llegado tarde, si no porque volvía a estar lleno de niños. Espero que ese instituto sólo tenga dos clases, porque otro día más así y los hago bajar a todos en Verona Questura y que se esperen al próximo bus.

Por la mañana he estado rompiéndome la cabeza con la factualidad de los eventos. Tiene que haber una manera más sencilla de hacer la clasificación. Yo tengo una idea y la probaré sobre un corpus para ver si acierto. Además, que dependiendo para qué se quiera la información sobre si los eventos pasan o no, la anotación puede cambiar drásticamente. En fin…

Durante la comida hemos hablado del apasionante mundo de la negación y de cómo definir eso que va negado más cláramente. Aparte, la comida me ha gustado más bien poco: pasta con un pesto de hierbas amargas en plan acelga, cous cous con mejillones (se confirma, no me gustan los mejillones) y pollo con salsa de aceitunas. El pollo y las aceitunas no pegan ni con cola. Si lo llego a saber cojo arroz con tomate y nuggets. Aunque se pasan de sal en el tomate.

Y por la tarde he empezado a hacer la presentación que tengo que hacer en un par de semanas contando a qué dedico mi vida de investigadora. Pero no he estado en absoluto inspirada y apenas he avanzado. Menos mal que la hora de la comida ha sido laboralmente productiva y eso me reduce el cargo de conciencia por mi baja actividad.

He ido a coger el bus y hoy sólo ha llegado 8 minutos tarde. No sé qué le pasa a ese bus, pero no es normal el asunto. Y eso me ha trastocado un poco mis planes de hacer la compra después de la bici. Así que he hecho  la compra a todo correr, me he cambiado a todo correr y he salido con la bicicleta.

Creo que he comido/inhalado 30 mosquitos. Creo también que el dolor de oído que tengo, que se me va como a detrás de la oreja también, es debido a que se me ha infectado porque se me ha metido un bicho dentro. Seguro que es decir esto y mañana no me duele el oído.

He llegado y me han obligado a cenar pasta. En serio, la ucraniana esta es implacable. La cosa es que la tía estudia ingeniería industrial y para clase le han hecho hacer un árbol con cartulina. Y estaba el pobre Vito (que yo siempre pienso “Corleone”) ayudándole y por eso le ha invitado a cenar. A mí primero me ha invitado y en plan pago me he puesto a ayudarle con el árbol. Luego también he fregado, porque la verdad es que no es que haya hecho mucho por ese árbol. Espero que no me pille mañana por banda, que se me van a poner malos los tomates si no.

Luego me he duchado y os he escrito.

Iruzkin bat utzi

Erantzunik ez oraindik.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s