Bgo en Trento 2

Hoy ha empezado mi vida en Trento o más o menos. Me he despertado a eso de las 8 y después de remolonear, no tenía desayuno y la oficina de la residencia la abrían a las 9, me he duchado y he bajado a la oficina. Por el camino me he encontrado con el informático que ha venido a comprobar que mi cable funciona bien y que lo que me pasaba es que no tenía un usuario. Así que en la oficina he conseguido el contrato, el usuario de internet y una bicicleta estupenda.

La bicicleta: estoy para robarla. Me han cobrado 140€ de fianza (que creo que podía haber pasado sin pagar por la cara del chico) y es mejor que cualquier bici que he tenido nunca (incluso la roja, diría). La pena es que mi trabajo está muy cuesta arriba y que no puedo ir en bici al trabajo. He pensado en meter la bici por las mañanas en el bus, pero diría que no se puede. Y me han dicho que para la tarjeta de la cafetería tenía que ir a la otra oficina a las 11, pero eso ya era tarde para mí, así que he decidido dejarlo para la tarde e ir al trabajo después de tomar un chocolate de la máquina, que está bastante bueno, por cierto.

Total, que yo quería comprar una trajeta en plan barik y he preguntado en la portería y me han dicho que eso no existe. Sí existe, lo he visto en internet, pero bueno. Entonces he preguntado dónde podía comprar billetes y me han dicho que cualquier estanco y dónde podía encontrar el más cercano. Y hacia allí me he dirigido con tan mala fortuna, sobre todo para el estanquero, de que estaba cerrado por luto, así que he tenido que buscar otro.

A todo esto, hace mazo calor aquí y yo en pantalón largo por eso de dar buena imagen (y porque a los únicos pantalones cortos que tengo les quedan dos telediarios). Y ya he comprado billetes, 1,20€ la gracia (cada gracia y sin descuento por comprar a granel) y he ido a la parada del autobús, que pasa cada 40 minutos y he tenido que esperar 30. Aquí en los buses se fían de la honradez de la gente, pero hasta descubrir las costumbres de los picas, supongo que pagaré (o no).

Pero bueno, ya me he montado en el autobús y después de dar la vuelta padre, he llegado a Povo. Por suerte FBK está muy cerca de la parada de bus. Y Anne-Lyse me ha guiado por las dependencias hasta mi despacho. También me han hecho una tarjeta en FBK y me han dado un usuario y una contraseña. No os extrañéis si empiezo a tener personalidad múltiple. Y me he puesto a trabajar hasta la hora de comer.

La comida: dos platos más postre, gratis. No el postre gratis, todo, para los trabajadores de FBK y al parecer para los visitantes también. Y estaba bastante bueno, la verdad, aunque sospecho que de primero siempre habrá pasta como opción. Hoy dos opciones. Te dan un vale para un café también, pero como yo no tomo se lo he regalado a Anne-Lyse. Y por la tarde he seguido trabajando y conociendo gente. Mañana creo que tendré un par de reuniones para dilucidar qué voy a hacer aquí.

Hoy he salido pronto porqe tenía que ir a hacerme la tarjeta de la cafetería. En fin, menudo putetxe y menudos erasmus más maleducados que se me colaban. Se me han colado como 3 hasta que me he enfadado. “Es que yo vengo con mi amiga…” pues esperas la cola. Pero ya he conseguido que me hagan la tarjeta y ya me puedo tomar algo en el bar de la resi y puedo comer en los comedores universitarios (cosa que dudo que suceda porque cuando abren yo estoy en el tajo o en la resi).

Y he ido al supermercado. Es caro de pelotas esto. Y eso que he ido a un Coop y no a un Spar (que ya sabéis que les tengo un poco de manía por careros). Era de vital importancia ir, porque te dan tan limpia la habitación, que no te ponen ni un mísero rollo de papel higiénico. También me he dado cuenta de que no he bajado cash, así que no he comprado los tickets del bus para mañana. Dos opciones:

a) intentar encontrar un estanco abierto a las 8.30 de la mañana

b) ir sin pagar

Creo que ambas son compatibles.

El resto de la tarde lo he invertido en buscar una tarifa de teléfono económica porque a mi cuarto casi no llega el wifi de la reisdencia. Según el informático de la mañana debería llegar, pero como usuaria me voy a tomar la libertad de discrepar. Creo que ya sé lo que voy a coger. Y luego he estado inspeccionando la red de bidegorris. Y no es una cosa muy straight forward, la verdad. Aparte, que aquí bidegorri es en gran parte ir por la acera en bicicleta. Por aceras de 1 metro de ancho.

He cenado con una italiana y cuatro chinos y me he venido, básicamente. Yo creo que en este piso nos han puesto a los exóticos o los que no encajamos exactamente en las fechas del curso escolar. Por eso la ONU y por eso una cocina llena de cacharros, platos y vasos abandonados y al servicio de la comunidad. Al parecer en otros pisos esto no va así.

Y ahora a la ducha y a dormir, que mañana tengo un largo día por delante. Incluso tendré que contaros cómo es la habitación. Tengo que encontrar también a alguien que le guste el monte, porque he visto una subida fácil a 1800 m, pero son 1800 y no sé si es aconsejable ir sola, que esto no es el Jata ni mi querido Roncal.

Iruzkin bat utzi

Erantzunik ez oraindik.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s