Bgo en Donosti II 58

No sé si vosotros habéis oído la “explosión” de las 7.15 de la mañana. No sé si ha sido un trueno, que es probable, pero ha sonado fortísimo. Y es que hoy ha llovido a mares. Me he despertado, he desayunado, me he vestido y he ido a la uni. Y en el último semáforo ha empezado a llover un poco. He abierto el paraguas porque eso sólo podía ir a más. Y efectivamente, se han abierto los cielos en el mismo momento en el que he cruzado el umbral de Korta.

Y he pasado la mañana entre etiquetando y configurando móviles. Primero Itziar me ha dejado uno. Una pocholada de teléfono pero que sólo tiene 90 MB de memoria. En resumen, que sólo entra Whatsapp. Ya lo he configurado, he contestado a los mensajes de los últimos días y he etiquetado. Y luego Aitor me ha dejado otro teléfono que según he querido hacer una llamada de prueba se ha bloqueado casi irremediablemente. Por suerte, se ha recuperado del bloqueo y ahora tengo un móvil con Whatsapp y Telegram, que es lo que hace falta para vivir en esta sociedad. Eso sí, que venga rápido mi pantalla, que no he encontrado aún ningún móvil al que le dure la batería tanto como al mío.

Y luego hemos ido a comer y me he sentado en el anteúltimo hueco libre del tupertxoko. Os prometo que dentro de poco los de Korta nos tendremos que quedar en Korta por falta de sitio. ¡Que se acabe la crisis ya y la gente se vuelva a comer unos buenos menús! El pobre Gorka se ha tenido que ir a Paco’s y como en Paco’s tampoco había sitio (es donde comen los estudiantes de la facultad), se ha tenido que volver a Gorka. Gorka tupertxokora! Gorka gurekin bazkaltzen nahi dugu!

Y luego he ido a trabajar un poco porque ya me olía yo que no me iba a dar tiempo de acabar lo de mañana. Es que parece poco, pero es mucho y encima un coñazo. Y luego he ido a la charla del holandés. Y después a tomar un té. Por la teína, que conste, que necesitaba concentración para etiquetar.

Y me he tirado etiquetando el resto del tiempo. Y no he terminado a tiempo. Mañana tendré que reconocer la derrota. Y tampoco he conseguido hablar con la pirata de la inmobiliaria porque me ha llamado, no me he dado cuenta, le he llamado de vuelta, no me ha cogido… dos veces. Lo volveré a intentar mañana.

Y he ido a casa, me he puesto la ropa de dantza y me he comido un bocata. Y he ido a dantza. Y ya me sale el arin-arin hacia la derecha Antiguo style. Tal vez haya sido una casualidad de la vida, pero me ha salido. Y luego hemos empezado a aprender el baile de la era. Ya sabemos los primeros 7 minutos o así. Que más que saber bailarlo es un poco tener una idea, luego en la plaza le copias al de delante y punto.

Y luego he venido a casa, me he cambiado de zapatillas y he salido a correr. Hoy hasta el Hotel Londres, con un hórrido viento de frente todo el tiempo. Es curioso que a la ida me diera en la cara y a la vuelta también, pero así es Donosti, lugar donde el viento sopla por todas partes. Cuando vengáis, no esperéis que vuestro paraguas vuelva entero.

Y luego me he duchado y he cenado. Hoy tengo bastante confianza en irme a dormir “pronto”. A ver si duermo 8 horas de una vez…

Iruzkin bat utzi

Erantzunik ez oraindik.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s