Bgo en Namur 104

Espero que ya se os hayan secado las lágrimas de ayer y podáis leer mi blog. Del partido de ayer sólo voy a decir que a Llorente le agarraron bien agarrado y que ahí no se pitó nada (aunque he de reconocer que en una final europea se pitan menos esas cosas) y que el Atlético de Madrid metió tres señores goles. Su juego no sería el mejor, pero los goles fueron simplemente imparables. Y un aplauso al realizador porque consiguió sacar en la televisión absolutamente todas las banderas “preconstitucionales” que había en el campo; (hacía mucho que no ehaba mano de mi amigo el punto y coma) no se dejó ni una.

Bien, después de esto, pasemos a la crónica de mi apasionante vida.

Ya sé a qué me voy a dedicar en Polonia: voy a estar en un puesto de información en la estación de tren de Sopot, ciudad balnearia al lado de Gdansk. El coordinador me confirmó que tendré cama desde el 28 (le tengo que preguntar a ver si desde el 27 también) y que mi formación empieza el 31 porque la tengo que hacer en inglés, pero que los tres días previos puedo revolotear por allí ayudando en el centro de voluntarios o de turismo. Un tío majo Wojciech.

Por otro lado el martes hice una visita al director y me dijo que necesitaba una atestación firmada del ministerio belga por el cual se le eximía de mi responsabilidad a partir del 23 de mayo para dejarme marchar. A todo esto, el centro no tiene ningún tipo de responsabilidad sobre mí: me paga el ministerio y me asegura el ministerio. Pero yo pedí la atestación. Hoy me han respondido: me puedo marchar tranquilamente porque el seguro de responsabilidad civil me cubre en toda Europa. La coordinadora del programa, además, me ha deseado suerte en Polonia. Le he comunicado la respuesta al director. Me ha dicho que me pase el lunes por su despacho. Estoy ligeramente enfadada y me pienso marchar igualmente. Si comienza alguna causa en mi contra, que no se preocupen, que puedo esperar a que el delito prescriba para volver a Bélgica, no tengo ninguna prisa.

El martes a poco echo el corazón por la boca en la piscina después de 2 semanas sin andar. Pero luego pillé el ritmo y me apañé bien al final. Ya sólo me quedan dos días de piscina, hoy y el martes que viene. El jueves que viene es la Ascensión (que aquí es fiesta) y el martes siguiente ya no voy a ir para preparar el viaje más relajada. Me va a dar pena irme de ese grupo de piscina aunque no hablara mucho con la gente. No es que les caiga mal, pero es que la mitad de las cosas no se las entiendo y desconecto, pero si me preguntan hablo sin problemas.

He dicho que iba a hacer una crónica y esto es de todo menos una crónica.

Hoy me he despedido de mis alumnos de Floreffe, hemos hecho un juego y luego hemos comido tortilla que he hecho yo. Además, algunos alumnos hoy han presentado unos diálogos que hemos estado trabajando en clase. Me he reído mucho, la verdad. Os encantaría tener unos alumnos tan formales y majos, quizá demasiado formales y demasiado majos, pero se ve que tienen un montón de imaginación y espíritu crítico y eso es lo que marca la diferencia del resto. Les he dado mi receta de la tortilla de patata, aunque no tiene ningún misterio.

Y antes de que se me olvide he de decir que ayer por la noche hizo una temperatura estupenda y después del partido estuve hablando un rato largo en la calle con algunos hispanohablantes que estudian o trabajan aquí y hoy he sudado como un pollo en la cocina, en el coche y en la calle porque hemos llegado a los 25º más o menos. Calor sofocante en este país. Aprovechando el buen tiempo me he puesto crema y me he ido un rato a leer al río, pero según he salido de casa se ha nublado y ha entrado un viento bastante fuerte, no lo suficientemente frío para disuadirme, pero sí molesto. De todas maneras, no me quejo porque hoy tocaban tormentas eléctricas y no ha habido ninguna.

Ya he hablado con Pierrick también de la recuperación de la fianza y de los chanchullos que hace. Se podría decir que su contable (que creo que es su mujer) hace contabilidad creativa. Espero que no ande defraudando a hacienda, porque eso sólo trae que suban el precio de los sellos y la gasolina para contrarrestar. Y ambas cosas son ya vergonzosamente caras.

También estoy en proceso de componer la canción de los auxiliares de conversación. Las estrofas las tengo, pero el estribillo no me acaba de convencer y aunque he cambiado la melodía tres veces no acaba de encajar entre estrofa y estrofa. Tengo que darle una vuelta más.

Se me olvidaba contaros también que mi deuda con la biblioteca por aquel libro que era donado pero que “había costado más caro” ha desaparecido. O por lo menos no me han querido cobrar el plus cuando he ido a renovarlo. En definitiva, que me han perdonado 25 céntimos. Nunca me cansaré de decir que cobrar por coger libros de la biblioteca me parece injusto. Y, ahora que lo pienso, por mucho decreto real que lo permita, es “ilegal” porque no te puedes lucrar de la obra de otro sin pagarle. ¿Pagarán derechos de autor la bibliotecas? ¿Sólo a los autores belgas o a los de todo el mundo? Uhmmm… veo aquí un hilo interesante del que tirar…

Y ya no os aburro más por hoy, que bastantes cosas os he contado.

Iruzkin bat utzi

Erantzunik ez oraindik.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s