Bgo en Namur 91

Para variar, hoy tengo cosas que contar.

El jueves fue la fiesta de la universidad, así que quedé con los erasmus para participar en las actividades. Nos montamos en un simulador de accidentes (un coche que daba vueltas) y descubrimos la eficacia de los cinturones de seguridad. Ya sabéis que yo estoy muy concienciada con esto de la prevención de riesgos al volante, pero eso no quita para concienciarme aún más. Lo que tendían que hacer estos belgas, aparte de promover el 0,0, tendría que ser bajar el límite de alcohol en sangre que ahora es 0,5, el doble que en Francia, por ejemplo (según me dijo un belga). Cada vez me sorprende menos el alto número de fallecidos en las carreteras de este país.

También nos montamos en el toro mecánico (del que salí despedida), intentamos trepar por unas escaleras que se giraban, jugamos a un juego de pistolas laser (en el que yo maté, de mentiras, obviamente, a uno del otro equipo), participamos en un sorteo y me dieron un boli y pintamos una camiseta (también para reducir los riesgos de salir de fiesta y así). Y estuve con Fran que estaba en un stand en el que tenían una fondue.

Luego volví a casa, cené, me cambié de ropa y volví para la soirée, es decir, un dj en un parking. La música y la cerveza, nefastas, pero la compañía estuvo bien y me reí mucho. Y quizá os habéis preguntado por qué bebo yo tanta cerveza en las fiestas estas y es porque sólo venden cerveza. No hay refrescos, ni agua, ni otros licores. Sólo una cerveza mala malísima que te deja dolor de cabeza. Aunque me salió barata la noche porque los belgas tiran más dinero al suelo que los ingleses y casi recuperé la inversión.

El viernes me desperté relativamente pronto (porque para las 2.30 ya estaba en la cama) y me puse a hacer cosas: fui al supermercado a comprar los ingredientes para hacer helado de chocolate porque hoy iba a tener visitas y se lo había prometido, saqué la bici de la resi y la dejé en casa de Fran, compré algunas cosillas que tenía que comprar y dejé Cien años de soledad en la biblioteca. Luego comí e intenté que me llegara la inspiración divina para mis clases de la semana que viene, pero no hubo suerte y me vi un par de documentales, uno de ellos muy interesante sobre la revolución pacífica y tal. Y se me pasó la tarde y no hice el helado.

A las seis de la tarde fui al kot de Andoni porque habíamos quedado para hacer el taller de carteras. Hicimos el taller con gran éxito de afluencia y luego nos pusimos a hacer tortillas de patata porque íbamos a cenar todos juntos. Andoni se puso a pelar y pelar patatas y al final hicimos 8 tortillas. Estaríamos unos 15 o así para la cena y nos comimos 6 aproximadamente, así que los del Democrakot habrán comido tortilla hoy también. Yo me fui a las 23.30 porque tenía que hacer el helado. Salí del kot y no había luz en la calle, así que crucé al otro lado del río y fui por donde había luz hasta casa. Es que no había ni media luz, os lo juro. Como para haberse matado con el empedrado desigual ese que se gastan en este país.

Y vine a casa e hice el helado.

Hoy me he despertado, he desayunado, me he hecho un bocadillo con un preparado de pollo con curry que compré en el Lidl y he ido a la estación a por Miriam que venía a pasar el día desde Lieja. Y hemos estado una hora esperando porque el tren de Ana, Maicol y Lucía lo habían cancelado y el que han cogido ha tenido un retraso de 20 minutos. Es que ha habido un accidente y se han visto afectados todos los trenes entre Bruselas y Namur. Es que en este país no hay más que accidentes de trenes y retrasos, averías y cancelaciones y luego encima tienen la indecencia de montarte un pollo por borrar una línea del Go Pass. ¿Qué coño más dará hacer 10 viajes o 12 por 50 euros en unos trenes que nunca llegan a tiempo y muchas veces van petados?

Y les he llevado por Namur, les he enseñado las casas del s. XVII, nos hemos sacado fotos, le he contao un poco de historia (tampoco sé mucho más) a Maicol, que es el único que me ha escuchado y luego hemos subido a la ciudadela. En la ciudadela nos hemos juntado con Fran y hemos comido los bocadillos y también nos hemos juntado con Anais (que como es dominicana no sé si pone diéresis o tilde en la i) y hemos venido a mi casa a tomar café y helado. Y por supuesto les he enseñado el famoso gallinero que les ha parecido muy interesante.

Luego hemos salido y hemos ido al parque a seguir disfrutando de este buen clima que tiene este país a veces y hacia las 7 hemos acompañado a nuestro invitados al tren y Fran y yo nos hemos venido a casa cansados de tanto turismo.

Mañana si hace bueno, que es muy probable, creo que cogeré la bici por la mañana y por la tarde prepararé las clases, que antes he tenido un momento de lucidez y ahora tengo una idea que puede servir.

Iruzkin bat utzi

Erantzunik ez oraindik.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s