Bgo en Namur 90

Parece que el buen tiempo ha venido para quedarse a Bélgica, no así como en la península.

Ayer me desperté una hora antes de la cuenta por la luz, pero eso no impidió que llegara apurando al trabajo porque me encontré entre otros con un camión de basura que se iba parando cada 5 metros (es que hay que recoger bolsa por bolsa, ya conocéis este estúpido sistema belga) y encima, con la llegada de la primavera, a los belgas les ha dado por ponerse a recoger todas las Jupiler que tiran a la cuneta y hay furgonetas paradas en el carril y a ser posible en cambios de rasante.

En clase bien, hasta los de 5º hicieron bien los ejercicios y participaron, cosa que me gustó ya que esa es la clase en la que cantan. Sí, tengo alumnos que cantan en clase, son pocos, pero tienen unos vozarrones que hace que se les oiga por todas partes.

Después del trabajo fui a casa, comí y dediqué mi tarde a aprender polaco y a otras cosas poco productivas como ver documentales sobre gente endeudada. Todos decían “es que no sabes en lo que te metes”, “no te informan de las condiciones abusivas” y semejantes. Parece ser que los españoles no saben leer o no saben preguntar antes de firmar o no sé. A veces pienso que la crisis la están sufriendo los que han hecho todo bien y han tenido mala suerte y los que han vivido por encima de sus posibilidades (aquí el grueso de los que ahora sufren). Lo he contado mil veces, pero lo voy a contar una vez más: hace 5 años fui con mi padre a comprar un ordenador. En la tienda había una familia (padre, madre e hija) que también querían un ordenador. Eligieron uno que justo estaba anunciado en el folleto pro lo que mi padre y yo vimos que valía 700 euros. El dependiente les preguntó a ver si querían financiarlo. Dijeron que sí. Mi padre y yo miramos el folleto y vimso que si se financiaba el ordenador valía 1100 euros. Más de un 50% más. ¿No hubiera sido mejor ahorrar los 700 euros y comprar el ordenador 2 o 3 meses más tarde? No creo que la chavala tuviera tanta urgencia por tener un ordenador. Y no hablemos de la cantidad de telvisores “de culo” en perfectas condiciones que se tiraron entre 2006 y 2008 (pongo estas fechas porque van desde que LaSexta adquirió los derechos de emisión del mundial hasta que no sé qué cadena de tiendas de electrodomésticos dijo que si España ganaba la Eurocopa te devolvían el 25%). Y un secreto: las teles planas consumen más que las de tubo.

Dejando a un lado la crisis y la estupidez humana, luego fui a la piscina y me quedé hasta el final del entrenamiento y encima hice los sprints cuando había que hacerlos. Me apetecía nadar ayer, al parecer. Luego vine a casa, me duché y cené y me fui a dormir.

Hoy me he despertado otra vez cegada por los rayos del sol que traspasan mis cortinas de bolsa de basura y mis cortinas de verdad. No quiero ni imaginarme cómo es esto la noche de San Juan. Y he desayunado, me he vestido y he ido a trabajar. Ya sé porqué los alumnos de los miércoles no trabajan, porque si no es para nota no se esfuerzan. Así, o es bajo amenaza o nada.

Luego he vuelto a pasar por el Lidl a ver qué más podía comprar (es que la otra vez no lleve bolsa y me quedé sin comprar algunas cosas). Y luego he venido a casa. Estaba horrendo para aparcar y he aparcado en casadios. Nunca había aparcado tan lejos. He cogido la mochila y la bolsa de la compra y me he venido para casa. He pasado por la residencia de estudiantes para ver si mi bici seguía allí (y seguía, como el resto de bicis, algunas de ellas desde 1990 o así) y estando ya cerca de casa me he dado cuenta de que me he dejado las llaves de casa en el coche (esto me pasa por no llevar chaqueta). Así que he vuelto, he metido todo en el coche y he aparcado al lado de casa aunque sólo fuera por unas horas.

Luego he cogido la bici y me he ido hasta Floreffe para a) calcular cuánto tiempo tardo y b) mirar a ver si han acabado las obras. He tardado unos 45 minutos hasta el seminario y unas obras (las más gordas) están acabadas y da gusto ir por el asfalto nuevo y otras obras están igual o peor que en otoño, pero sólo hay que bajarse de la bici unos 5 metros (longitud de la excavadora que está en el puñetero medio). Y he vuelto, he dejado la bici y al ponerla en el aparcabicis me he dado con el pedal en la rodilla y me he abierto una herida que tenía de una rozadura que me hice con la bici. Pero soy una tía dura y no me ha importado.

He venido a casa, he comido, he leído un rato, he cambiado el coche de sitio para el fin de semana, he preparado un poco de las clases de la semana que viene (es que si no, se me acumula todo el domingo) y he estudiado polaco, vocabulario más que nada esta vez.

Ahora iré a aerolatino y espero que la profesora no vuelva a poner las canciones de siempre y que haya hecho alguna coreografía decente para las nuevas. Con esta profesora las coreografías son demasiado fáciles, la verdad, y como hacemos siempre las mismas, nunca mejoramos.

Mañana hay una fiesta en la universidad y yo voy a ir, así que no esperéis post mañana. Preocupaos si hay post.

Iruzkin bat utzi

Erantzunik ez oraindik.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s