Bgo en Namur 84

Ayer salió el sol en estas grises tierras belgas y, como no podía dormir más, me desperté a las 8.30. ¿Me podéis decir qué horas son esas de despertarse si la entrevista la tenía a las 12? Bueno, pues desayuné y lo primero que hice fue tapar la parte de arriba de mi ventana con folios (para dejar que pase un poco de luz también). Acto seguido se nubló. Y pasé la mañana en casa esperando a la entrevista.

La entrevista bien, hablamos de trabajo en grupo, liderazgo y fútbol. El hombre me dijo que podía ser optimista porque buscaban gente con mi perfil y que a finales de abril me enviarían un email para decirme si me habían aceptado. Así que nada, ahora toca esperar. La verdad es que después de la entrevista tengo aún más ganas de ir a Polonia.

Y luego me fui a comer con Fran, Sofía y Nerea que habían venido de Lieja. Nerea nos contó que su compañera de piso le hace mobbing y que la quiere echar y que ella no sabe dónde encontrará una habitación sólo para dos meses. Luego ellos se fueron a casa de una señora polaca para que Sofía practicara el polaco y yo me fui a mi casa a recoger la ropa y así. También empecé a ver el programa ese de los vascos en Manchester y lo dejé a medias porque Fran me dijo que iban a ir a tomar algo.

Y camino del Havana me encontré con Antonio y la portuguesa que venían de hacer una marcha con tirolinas y puentes tibetanos. Parece ser que a 8 km de Namur hay una especie de pista de entrenamiento del ejército que está abierta a todo el mundo y puedes dar un paseo o puedes ir con arneses y así y tirarte por las tirolinas. Si vas sin material también hay algunas cosas que puedes hacer. Se lo comenté a los demás auxiliares y puede que un día la hagamos.

Y estuvimos tomando algo y luego acompañamos a Sofía y a Nerea al tren y Fran y yo nos comimos unas patatas fritas y nos fuimos a casa. Y en casa acabé de ver el documental de Manchester y el último Vaya Semanita. Si habéis visto el documental, ahora entenderéis porqué Namur me parece un coñazo, es como si te mandan de auxiliar a Soria o así, básicamente. Hasta los belgas lo dicen que en Namur hay poca vida y que es difícil relacionarse.

Y hoy me he despertado y he decidido hacer algo con mi vida. He mirado si en el parking municipal de al lado de mi casa hay aparcabicis para poder tenerla ahí en vez de en el sótano. Los hay, son unas cajas que se abren con una llave y hay que pedirla en el servicio de movilidad del ayuntamiento. El lunes iré a ver qué me cuentan. Si no, la dejaré detrás de la casa de Fran, aunque eso está a 20 minutos de mi casa.

Y luego he ido a la biblioteca a dejar el tebeo que cogí la semana pasada y, como no había nada interesante, me he cogido Cien años de soledad en castellano y he vuelto a casa y he leído el primer capítulo. Y luego he comido y he recogido la ropa que quedaba en el gallinero. Y, entre otras cosas, he visto un documental que se llama La doctrina del shock que explica lo malos que son los Estados Unidos y sus políticas de libre mercado. Si tenéis dos horas de vuestra vida para invertirlas en ver el vídeo, os recomiendo que lo hagáis.

Y ahora aspiro a ir a una marcha nocturna de avistamiento de lechuzas en Malonne. A ver si se anima alguien más.

Iruzkin bat utzi

Erantzunik ez oraindik.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s