Bgo en Namur 67

Bueno, comencemos este relato diciendo que lo peor del invierno no son ni la nieve ni el hielo, si no la sal que echan en las carreteras y deja el coche hecho un cristo. O sea, está bien porque hace que las carreteras sean transitables y seguras, pero en pleno siglo XXI ya podrían haber desarrollado un producto barato y no corrosivo que hiciera las mismas funciones. Y después de esta reflexión, hablemos de mi miércoles.

Mi miércoles no tuvo nada en especial, la verdad, fui a clase y me harté bastante de mi grupo, así que los últimos 15 minutos de clase los pasé en completo silencio. Si ellos no quieren trabajar, yo tampoco voy a trabajar. Y, obviamente, se lo conté a Deborah que me dijo que, efectivamente, eran un grupo muy malo y que la semana siguiente iba a estar en el aula para controlar la situación. Que no derive de aquí que yo no puedo con 10 adolescentes, que puedo. Pero estos son especialmente saboteadores y encima han aprendido el “no comprendo”, frase mágica que usan cuando pasan de responder. Sí, el “no comprendo”, no se usa porque no se ha entendido la frase, si no que se usa para decir “paso de responder” en dos palabras.

Y luego volví a casa y volví a salir para devolver el libro a la biblioteca y coger otro. -6º son demasiado pocos, después de llegar a casa otra vez tuve las piernas hipotérmicas un par de horas incluso estando al lado de la calefacción. Pero volvamos a la biblioteca. En la biblioteca cogí Il giorno della civetta, que va de la mafia siciliana, y descubrí que un libro que lo tienen como si estuviera en español en realidad está en italiano. Y se lo hice saber a la bibliotecaria cuando fui a pagar. La semana que viene volveré y probablemente descubriré que no me han hecho ni puñetero caso y que el libro seguirá mal colocado.

Luego volví a casa y me puse a leer hasta la hora de comer intentando entrar en calor y casi me ventilé medio libro. Y comí y luego dediqué la tarde a ordenar ligeramente mi cuarto y otras cosas de poco interés.

Y luego fui a aerolatino. Y esta vez llevé pantalón largo, porque -8º me parecían demasiado pocos para ir en pantaloneta de fútbol. Ya vendrán días de más calor. Y bueno, la coreografía varió ligeramente esta vez, pero no mucho. Y como ya casi la tengo automatizada me puse a mirar en la clase mientras bailábamos y descubrí, que faltando dos chicas que lo hacen mejor que yo, quizá yo era la que mejor llevaba el ritmo. Había cada pato mareado… y también gente que no había hecho la coreografía tantas veces como yo y por eso les llevaba ventaja.

Y a la salida de aerolatino estuve hablando con Bárbara y Leonor, erasmus de Logroño y Valladolid respectivamente, que me contaron su hazaña para intentar conseguir entradas para el bunker. Y, por cierto, no consiguieron las entradas. Así que me quedo sin ir al búnker, además de que Isaac, erasmus de Cádiz, me acaba de decir que hace falta el carnet de la uni para entrar en le búnker. El búnker es un antro sucio y maloliente en el que se hacen fiestas universitarias, que no sé si os lo había dicho antes.

Y luego básicamente me duché, cené, hice un poco el vaina y me fui a dormir.

Hoy me he despertado a las 9 de la mañana, he desayunado, me he vestido y he hecho unos raviolis para llevar al colegio. He hecho la mochila y he ido a clase, sin mayores problemas. Las clases también bien y la comida bien también.

Luego he vuelto a casa y de camino he parado en el super a comprar palitos de merluza y pan bimbo y camino a casa me he encontrado a Mónica en muletas porque parece ser que ayer se resbaló y se hizo algo en el dedo meñique del pie, pero en las radiografías no sale nada, así que le han dicho que se lleve unas muletas y que las devuelva cuando se le quite el dolor. Yo personalmente no me fiaría mucho del sistema médico belga, pero es que no hay más.

Y luego he escrito un relato que he mandado a un concurso y he perdido un móvil por ebay, para variar. Los premios del concurso son vales para comprar libros en Valladolid, pero bueno, ya iré a Valladolid a gastar entre 300 y 600 euros en libros si gano.

Y ahora iré a la piscina a nadar aunque tengo bastante sueño, pero bueno.

¿Qué tal vosotros? ¿Tenéis frío en Bilbao? Eso es porque no estáis en Namur…

Iruzkin bat utzi

Erantzunik ez oraindik.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s