Bgo en Namur 42

Sé que os he tenido un poco abandonados, pero es que tampoco he estado en casa.

El miércoles no trabajé y me dediqué a hacer nada, la verdad. No os escribí porque llegué tarde de la clase de aerolatino y tenía que cenar y ducharme y así y tampoco tenía mucho que contar. Cada vez somos menos en aerolatino, al final sólo quedaremos la que baila bien de la primera fila, la que baila medio bien, la mujer descoordinada, Fran y yo, pero así mejor para ver los pies de la profesora.

Bueno, el jueves fui a dar clase a Floreffe y lleve tortilla de patata para comer. Le di un trozo a Nathalie para que la probara y me dio un beso de lo buena que estaba (y eso que estaba fría y era del día anterior, no sé lo que me hará con una recién hecha). Y luego me fui a Münster, Alemania, a visitar a mi amiga Andere que esta allí de Erasmus. Lo que tenían que haber sido 3 horas de viaje fueron 4, pero al final llegué sin problemas. Ahora, reflexión sobre la conducción en Europa:

Para ir de Floreffe a Münster conduje por tres países diferentes. Primero en Bélgica tuve que soportar las mal asfaltadas carreteras, calles cortada en Lieja y demás. El GPS me llevó por el centro de Lieja, así que pude ver la ciudad. Definitivamente a mí me tendrían que haber destinado allí, eso es una CIUDAD y no un pueblacho como Namur. También he de decir que en Lieja pillé todo el tráfico de hora punta (entre las 4.30 y las 5.30).

Después pasé a Holanda. En Maastricht, a pesar de los cuatro carriles que tenía la carretera había atasco también por obras y hora punta. Pero bueno, se puede decir que Holanda es un país sereno. Si algún día conducís por allí entenderéis lo que quiero decir. Las carreteras increíbles, nuevas nuevísimas, bien iluminadas, con un arcén anchísimo (y curiosamente transitable en momentos de atasco), el asfalto casi no hace ruido (no como en Bélgica que casi ni oyes al copiloto)… Puedo seguir hablando bien de las carreteras holandesas eternamente, no sé por qué se empeñan los holandeses en ir en bici, tren y barcaza si tienen esas pedazo de carreteras (aunque así mejor, más para los demás).

Ahora os voy a dejar un mito por os suelos. Lo de que en Alemania no hay limitación de velocidad en las autopistas es una cosa relativa. Primero, en algunos tramos sí que hay limitación de velocidad (120km/h) y segundo para cuando te has puesto a 180 tienes que frenar porque hay unas obras. Efectivamente, Angela Merkel no tiene parados porque los tiene a todos arreglando carreteras (de ahí la deuda de Alemania, digo yo). Aparte (y lo podéis comprobar en la página de turismo de Westfalia y la Región del Ruhr porque parece ser una atracción turística), las fábricas, centrales ¿nucleares? y demás de la región están iluminadas por la noche. Y claro, no os creáis que las fábricas son pequeñas, no no no, incluso Petronor es pequeño en comparación… esta gente no se anda con chiquitas, no no no. E imaginaros todas las bombillas que han tenido que poner para iluminar todo eso. Y también me chupé un par de atascos y una retención por accidente (en un tramo sin limitación que podría haber sido fluidísimo además). También paré a mear y a tomarme una cocacola en una estación de servicio y ahí descubrí (porque fue nada más cruzar la frontera después de pasar Venlo) el porqué del éxito de Alemania: los trabajadores eran serios pero jodidamente amables, todo esta impecable y eso que estaba bastante llena de camioneros cenando (eran las 6 de la tarde), los baños impecables (aunque igual es porque hay pocas mujeres camioneras)…

Y bueno, llegué a Münster (que tiene una fábrica de ¿pinturas?) justo a la entrada y me vino a buscar Andere. La resi de Anderes está justo al lado del lago de Münster, tiene parking privado cubierto gratuito, lavadoras a 50 céntimos y un badulaque para apuros. Las habitaciones están muy bien de tamaño y tienen baño completo y una cocinita. ¿Alguien me quiere explicar por qué la van a derrumbar en junio? Aunque le falta el internet y te lo tienes que comprar por tu cuenta.

Cenamos y fuimos con las amigas de Andere a tomar una cerveza a un bar. Tomamos una cerveza Veltins que yo definiría como esa cerveza que te dan en las “discotecas” inglesas si pides una pinta a un pound. O sea, mala y rebajada con agua. La cerveza belga es mil veces mejor, aunque a Andere le llevé una selección de cervezas belgas y dice que prefiere las alemanas. Y luego nos fuimos a dormir (bueno, estuvimos mazo rato poniéndonos al día y tal).

El viernes por la mañana cogimos las bicis (es que yo llevé la mía) y fuimos por el lago hasta una tirolina. No es como la cama elástica de Kortrijk, pero está bien también. Luego hicimos turismo por el centro y al mediodía fuimos al comedor universitario. No sabéis lo bien que comí por menos de 4 euros. Por la tarde volvimos al centro y luego fuimos al Lidl.

Por la noche hubo una fiesta en la resi. Sí, sí, la resi tiene una especie de bar con cervezas a un euro. Aparte, la gente andaba también festejando en las habitaciones. Me lo pasé mazo bien con todos los erasmus y tal. Hasta las 5.30. Y luego nos fuimos a dormir porque nos hacía falta.

El sábado por la mañana fuimos con Kailin (que no os engañe el nombre porque vive en Vigo, pero sí, es china) a recorrer el parque del lago y luego comimos en un restaurante chino en plan saludable. Lo que yo me comí no sé si era muy saludable, pero estaba glorios: noodles fritos con pato. A mí toda la comida china me sabe parecido, pero los que me conocéis bien sabéis que me muero por unos noodles con pato. Además el plato era gigante y de entrantes comimos una especie de empanadillas buenísimas también.

Por la tarde fuimos al centro y nos comimos un helado buenísimo (aunque os cueste creerlo) por 80 céntimos. Y luego un chocolate caliente también buenísimo. Y por la noche cenamos unas pizzas de esas congeladas que también estaban sorprendentemente buenas, más que la de boloñesa del Delhaize.

Estábamos reventado de la juerga del día anterior, pero aún así decidimos salir a un garito que se llama Salsomanía y obviamente ponen música latina. Había una orquesta brasileña tocando en directo y nos lo pasamos muy bien, por lo menos yo y eso que bailo fatal y todavía no se me notan mucho las clases de aerolatino. Sin alcohol ni nada, que al día siguiente tenía que conducir, hasta las 4.30.

Y el domingo volví a casa, sin atascos pero bajo una fuerte lluvia que ayudó a que se me limpiara un poco el coche. Sólo os digo que los limpias movían barrillo y todo… Y en casa puse la lavadora, me puse al corriente de todo lo que había pasado en el mundo y preparé las clases. Me duché y cené y me dio pereza escribiros, pero os prometo que a partir de ahora volveré a escribir con más regularidad.

Hoy he dado dos clases. En la segunda me han faltado unos alumnos y justo diez minutos antes ha venido una alumna y me ha contado que no sé qué expediente disciplinario les iban a abrir a algunos de clase. Me parece increíble que tengan que abrir un expediente por comportamiento a alumnos de 17 años (aunque recordemos que en Bélgica la educación es obligatoria hasta los 18 años). Nota: la educación es obligatoria para toda la vida, me refiero a que hay que recibir formación académica hasta los 18; si no se os ha ocurrido el chiste os veo lentos… Ya me enteraré de cómo va la cosa si os interesa.

Y luego he pasado por el Lidl que hay de camino a Namur a ver qué tenía (es que en Münster me entró envidia y yo también quería Lidl). Se supone que el Colruyt es el super más barato de Bélgica, pero yo todo lo que he comprado hoy en el Lidl estaba más barato que en el Colruyt.

Luego he venido a casa, he comido y he ido a comprar el regalo de Mónica (un molde para tartas minúsculo para que quepa en nuestro “horno”) porque hoy es su cumple. Luego he seguido haciendo casi nada y después he salido a comprar crema hidratante porque por la mañana se me ha olvidado. En Bélgica no tienen crema hidratante de marca blanca según parece. Además, en el Delhaize la misma crema es 30 céntimos más cara. La he comprado en el Colruyt, he rellenado el formulario para que me den la tarjeta de fidelidad (más ventajosa que la del Delhaize) y me he encontrado a unas españolas y me he puesto a hablar con ellas. Me parece que este jueves les voy a decir para quedar porque yo aquí a lo que he venido es a trabajar poco, viajar y echar unas buenas juergas.

Y luego he ido con Fran a la pastelería de mi barrio y hemos comprado unos pasteles para el cumple de Mónica y nos los hemos comido en casa. Y de momento nada más, mañana os sigo contando.

 

Iruzkin bat utzi

Erantzunik ez oraindik.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s