Bgo en Namur 27

Ayer no os escribí porque lo que hice no tenía mucho interés y no llegaba para una entrada en condiciones así que hoy os voy a contar lo de hoy y lo de ayer.

Ayer por la mañana, como estaban las tiendas abiertas me fui al centro a ver si encontraba dalias o semejantes para hacer pulseras. Fui al Wibra y al Zeeman, una fusión entre el Poundland y el Primark, y no encontré lo que buscaba, pero ya que estaba allí me compré un gorro de ducha con un lacito a un lado (no había más y en otros sitios son muchísimo más caros), un aislante para que no se me congele la luna delantera del coche y unas gominolas.

Y luego, nada, me hice una tortilla de patata para comer, estuve vagueando por la tarde y al anochecer (aunque ya era noche profunda en este país) fui a tomar algo con Mónica. Y luego me volví a casa y seguí haciendo cosas poco productivas.

Hoy, como ayer y antes de ayer, me he despertado prontísimo y he hecho unos macarrones. Luego me he ido a pasear porque ha hecho un día ideal. Por la tarde he ido hasta un pueblo que se llama Bertem a por mi bicicleta. Ha sido llegar y empezar a llover lo que no ha llovido en las dos últimas semanas. Ha llegado el señor, me ha dado la bici, le he pagado, he doblado la bici y he hecho milagros para meterla en el coche. Y luego he vuelto a casa. Las ruedas de la bici tienen unas válvulas rarísimas y voy a tener que llevarla a la tienda a que a) me hinchen las ruedas y u o b) me cambien los pitorros malignos esos. También tiene el cable del freno de atrás roto, pero por lo demás, quitando un poco de roña, está bastante bien. Eso sí, esperaba que pesara un huevazo porque recordaba una bici que tuve hace años, pero es que yo creo que esta bici pesa dos huevazos, así que mañana iré a la inmobiliaria para preguntar si tienen garajes para dejar mi coche y mi bici porque no voy a andar subiendo la bici al cuarto cada vez que la use (en el contrato de arrendamiento dice que no se pueden tener bicicletas en zonas comunes).

Y nada más.

Reflexión: las carreteras belgas son un peligro. Están mal asfaltadas y el asfalto hace un ruido de impresión. El asfalto drena menos que el de un circuito de F1. Y no se ve ni taba porque encienden las luces tardísimo y encima son rojas (naranjas no, rojas) y no alumbran una mierda. En Valonia en 2008 murieron 414 personas (hay varios carteles en las autopistas que te lo recuerdan), en España 2128 (que lo acabo de mirar). En Valonia viven 3,4 millones de personas (gracias, Wikipedia), en España unos 45 millones, así por redondear.

Conclusión: Bélgica tiene una mortalidad en carretera bastante alta (comparando con España) que me apuesto lo que haga falta a que podría reducirse si se mejoraran las carreteras. Ya sé que el clima es más adverso aquí, pero más adverso es en Suecia y según Telemadrid han conseguido bajar la cifra de muertos a menos de 300 en un país con 12 millones de habitantes.

Iruzkin bat utzi

Erantzunik ez oraindik.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s