Bgo en Namur 08

¿Sabéis una cosa? Los sábados hay gente en la calle en esta ciudad. Es más, sólo hay gente. Cortan todo el centro al tráfico y ponen el mercadillo más grande que he visto en mi vida. Mercadillo de gitanas vendiendo tangas quiero decir. Más o menos como uno que se pueda encontrar en la Península Ibérica. Pero en silencio. Aquí nadie grita para vender sus productos. Si eso en algún puesto un poco más moderno venden una mopa mágica con ayuda de un micrófono, pero nadie grita. Como no me hacía falta nada, no me compré nada. Pero es digno de ver. Entre los puesto se hacen como dos carriles de personas, uno en un sentido y otro en el otro. En España esto no pasa, la gente se choca continuamente mientras intenta comprarse unas bragas o unas zapatillas de casa.

También entramos en una librería. Pregunté si tenían el “Indignaos” de Stéphane Hessel. Lo tenían. Y valía 3 euros. Lo dejé donde estaba. A tomar el pelo a otra parte, el panfletillo no tiene más de 20 páginas. volví a casa y me lo descargué en PDF. Es lo que un buen indignado tendría que hacer. Porque seguro que al señor Hessel no le hubiera importado ya que él es un indignado y porque a sus 93 no creo que le haga ninguna falta el dinero. Probablemente ni cobre por este opúsculo, así que mejor, menos dinero para las editoriales.

Y me leí las opiniones de este buen caballero. Me gustó lo de que hoy se recorta el estado de bienestar diciendo que no hay dinero. Cuando se creó el estado de bienestar, entonces sí que no había dinero y se hizo, dice Hessel. Luego el resto es sin más, tampoco merece demasiado la pena, porque sólo dice que él ha estado toda la vida indignado por diferentes cosas y que la indignación es lo que le ha llevado hacia adelante.

A la tarde me fui a leer al parque, cenamos y nos fuimos a tomar algo a Namur. Y como era sábado había gente en los bares como en Bilbao un martes de julio. Así que no quiero ni saber cómo es esto en invierno entre semana. Igual hay universitarios y un poco más de vidilla, espero. Ya os iré contando. Que igual a otra persona esta situación no le causaría tanta angustia, pero es que llevo desde verano metida en una inercia fiestera que ya quisiera para sí Pocholo (al que por cierto no vimos en Ibiza).

Y hoy se puede decir que no he hecho absolutamente nada. Ver el derby es lo más destacable. Bueno, no ha estado mal del todo,¡ pero ya podría haber empezado a ganar el Athletic contra los siguientes y no contra la Real!

También he tenido intención de hacer la colada. Pero no la he hecho. Explicación: poner la lavadora me sale 4.80 euros, así que he decidido que en vez de cada semana voy a limpiar cada semana y media. También tengo la esperanza de que mi casero compre una lavadora (que, parece ser, dijo que iba a hacer).

Luego, nada, hemos quedado con las profesoras para ir mañana a la reunión esa famosa, he seguido con mi novela juvenil y he tocado la guitarra. Nada reseñable. También he hablado con mi familia por Skype.

Sigue el buen tiempo por aquí, no se atisban nubes y tampoco hay humedad en el ambiente. Espero que dure y que sea un invierno flojo porque según leí ayer en un foro de internet, Namur es especialmente frío. Será por eso que la gente no sale de casa ni nada.

Iruzkin bat utzi

Erantzunik ez oraindik.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s