Bgo en Manchester 97

Ya sabéis que los martes los tengo un poco justos de tiempo, por eso no escribí ayer. Y se me están acumulando los días que os tengo que contar. A ver si hoy consigo ponerme al día, aunque estoy cansadilla.

sábado 20 de febrero

Aparte de ser el cumple de Charli (Carlitos Monreal, de toda la vida) también pasaron otras cosas en mi vida. Amaneció soleado el día y después de prepararnos nos fuimos a ver el Trafford Centre. Para ello compramos un pase de bus diario con viajes ilimitados durante todo el día y allí que nos fuimos.

Trafford Centre es un centro comercial, pero no uno a los que estamos habituados, es como si lo hubiera hecho el jeque árabe más rico y hortera del planeta (quizá lo mandó construir el del Man City). Os lo juro, es increíble, gigante, como el Eurodisney de las compras, la zona de restaurantes es temática… increíble. No os lo quiero contar por si venís a verme y lo visitáis, vais a flipar con la mayor horterada que hayáis visto en vuestras vidas, es que no es hortera a lo inglés, es hortera a lo americano/qatareño (gentilicio de Qatar).

Luego fuimos al supermercado y luego a Old Trafford y Salford Quays. Había una camiseta del Man United de la temporada pasada de niño por 7 pounds, pero no me entraba. Una pena. También había unas tallas L de adulto que me quedaban de camisón. Otra pena. Pero es que ya sabéis que la sección de superofertas es eso lo que tiene.

Luego nos volvimos a casa reventadas y estuvimos un rato hablando con Hiran que creo que me ha adoptado a lo hermana pequeña. Me da consejos, me dice que no me junte con malas compañías, me corrige las palabras que digo mal, me hace rabiar, se alegra cuando se peta la televisión mientras la estoy viendo… es un capullo en plan hermano mayor. Cenamos huevos con salchichas y luego fuimos a casa de Julene a empezar la noche, aunque si tenemos que esperar a que Jone Miren esté totalmente satisfecha con su imagen, nos podemos morir.

Y luego al Ritz. Julene casi se pega con unas inglesas que empujaron a Nazaret porque le fue a hablar a Juan y ellas le habían echado el ojo a Juan, vimos como 7 seguratas inmovilizaban a un tío que no oponía resistencia y por si las moscas le daban un puño en la cara y unos saudíes intentaron seducirnos sin éxito. Lo de un sábado normal, vamos.

domingo 21 de febrero

Amaneció nevado. Me levanté y fui al salón y estuve un rato observando cómo dos señoritas que sólo llevaban puesto un vestidito intentaban llegar a la puerta de la resi sin resbalarse sobre sus tacones. ¿En casa de quién habrían dormido? Luego vimos un programa que se llama My Super Sweet Sixteen en el que unos niños mimados celebraban su cumpleaños de la manera más hortera y ostentosa posible. Y yo pensaba que lo pagaba el canal, pero luego caí en la cuenda de que no, que la gilipollez del hijo la pagan los padres, que encima se sienten orgullosos de hacerlo. Luego bajamos al Lidl (y volvimos a subir con las compras).

Luego fuimos a ver el Manchester Museum con sus momias y su tiranosaurus rex. Y a comer pizza gratis del Domino’s. Y me cabreé porque una incompetente les dio nuestras pizzas a unas chinas y se lo dije; le dije que nosotras llevábamos esperando 10 minutos por las pizzas y que se las había dado a otras. Y ni perdón ni nada, pero como era un producto gratis pues no se podía decir que fuéramos clientes y entonces no reclamé mis derechos. Eso sí, cuando nos dieron las pizzas, las chinas se levantaron del banco y nos dejaron hueco aunque ellas no se hubieran acabado sus (nuestras) pizzas.

Luego nos fuimos de compras al centro y compramos cosas y volvimos a casa y fuimos al Tesco y compramos pasta, salsa y carne para hacer espirales boloñesa. Estuvimos vagueando hasta la hora de empezar a cocinar e Irantzu hizo los macarrones. También invitamos a Laura. Estaban super buenos. Luego nos fuimos a dormir porque Las hermanas Elorrieta tenían que despertarse a las 5 y yo con ellas para abrirles la puerta.

lunes 22 de febrero

A las 5.30 de la mañana me despedí de mis huéspedes en pijama en la puerta de la resi y me volví a casa y me metí en la cama hasta que fuera una hora razonable para despertarse. O sea, las 10 de la mañana. Desayuné, deshice la cama y la volví a hacer con sábanas nuevas, me duché y cambié las toallas, llené el cesto de la colada, lo preparé todo y ¡oh! ascensor averiado, va a bajar el cesto por las escaleras quien yo te diga. Así que nada, fui al super, organicé mi vida, hice cosas de la uni, uno no parar la verdad y llegó la hora de comer. Espirales boloñesa y el mejor bocadillo de lomo con queso que he comido en mi vida.

Luego fui a clase de Phonetics a escuchar más cosas sobre ondas. Yo os juro que física no sé mucha, pero como para entender eso sí. el resto de la clase perdidísimos. Luego tenía idea de imprimir unas cosas, pero me encontré con Julene y Nazaret y me quedé con ellas charlando hasta la siguiente clase. Y la siguiente clase fue sobre la deixis. El sistema español de enseñanza es Dios comparando con el inglés, queridos lectores.

Luego me volví a casa e hice la colada porque ya funcionaba el ascensor. Lo del ascensor podría haber sido una broma de un graciosete, pero para asegurarme fui al 5º y vi que allí había cartel, así que sería en serio. Y luego hice lo de siempre supongo.

Mañana os sigo contando, que ya casi estoy al día.

Iruzkin bat utzi

Erantzunik ez oraindik.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s