Bgo en Manchester 62

Si hubiera posteado ayer, hubiera hecho pleno de toda una semana posteando, pero mi subconsciente no quería que yo posteara, así que no posteé. Y hoy tengo muchas cosas para contaros.

El sábado a la noche celebramos en casa de Amaya el cumple de Julene. Camino de casa de Amaya nos mojamos porque llovía (as usual). Para tal ocasión nos reunímos siete personas a comer lomo adobado, tartas individuales bajas en grasas y una de las mejores tortillas de patata que he tomado en mi vida (también puede ser que estuviera malísima, pero como hace mucho que no como una tortilla en condiciones a mí me supo a gloria). Le cantamos “zorionak zuri” a Julene y reventamos globos con el culo (o sea, lo que se hace en los cumples). Luego fuimos a Maremagnum bajo la lluvia.

Laura y yo perdimos al resto de la gente, pero como supusimos que estaban dentro, entramos. Queríamos entrar sin pagar sonriéndole al chico de la puerta, pero no coló, así que tuvimos que pagar. Bueno, en realidad nos pagaron a nosotras por entrar así que que nos hicieran pagar fue  mejor que colarnos con una sonrisa. Le di al chico de la puerta un billete de 5 libras y sacó 16 de la caja fuerte esa que tienen. Laura miraba todo como diciendo que ahí había algo raro y cuando el chico me preguntó a ver si cobraba la entrada de Laura también de lo “20 pounds” yo le dije que sí por si a Laura le daba por destapar el crimen. Así que Laura luego me dio 2 pounds por su entrada, aún sin entender exactamente lo que había pasado y fuimos al guardarropa. A todo esto, la entrada vale 4 pounds con el carnet de estudiante.

Estuvimos bailando y así como siempre, pero sin Papichulo (es que no estaba DJ Guillem). Pedimos Rap das Armas y nos la puso, pero en una versión remix de lo más turbia. Y luego fui al baño porque estaba un poco ralladilla de bailar aunque no tenía muchas ganas de mear. Y la cola del baño no avanzaba y yo con el papel enroscado en la mano (es que hay que cogerlo antes de entrar, porque dentro para las 3 de la mañana es casi seguro que no va a haber). Y entonces vino Nazaret (de Logroño, o sea, natural de Logroño, no es que viniera al retrete del Maremagnum desde Logroño) a lavarse las manos y cuando se estaba lavando las manos abrió la puerta de uno de los baños sin querer y descubrió a una chica sentada en el suelo (lleno de meada, encharcado como siempre más bien dicho) en estado semicomatoso. Yo me acerqué a ver qué pasaba y pregunté si era necesario llamar a seguridad. Y en buena hora pregunté, porque me hicieron ir a la entrada a por un segurata (con el papel higiénico enroscado en la mano). Fui donde el chico que me había cobrado mal y dije “send security to the girls toilet, please”. Y el tío se levantó corriendo y llamó alarmado a los de seguridad y tres tíos de seguridad fueron al baño de chicas corriendo. El rescate no sé cómo fue exactamente porque justo cuando iba a entrar me encontré con Mikel de Donosti que salía a fumar y me pidió que le acompañara. A la chica la sacaron arrastras y la sentaron en una silla y no vi más porque hacía frío y volvimos dentro.

Y luego seguimos bailando hasta que cerraron el chiringuito. Y no nos pusieron Calabria porque decía el dj chipriota que iban ya a cerrar. Eran como las 4.30 de la mañana cuando nos quedamos sólos Mikel, Alexis, Laura y yo. Y fuimos a comprar unos kebab. Pero el kebab estaba cerrado aunque los trabajadores estaban dentro. No nos quisieron abrir, así que Mikel dijo que nos invitaba a su casa a desayunar espaguetis. Cuando estábamos enfilando el camino a la resi de Mikel salió el dueño del kebab por la puerta trasera y nos dió una bandeja de esas de poliespán (las de las pechigas de pollo del supermercado, ya sabéis) llena de patas fritas y kebab (o sea, lo que les había sobrado o se había caído al suelo o algo). También nos dio cuatro panes de hamburguesa. Nos lo comimos todo dando mucha pena, porque el hombre del kebab se reía bastante de nosotros cuatro arrejuntados alrededor de la bandeja.

Y luego fuimos a la cocina del piso de Mikel y nos comimos unos espaguetis, parte de los cuales se quedó pegoteada en el fondo de la cazuela ( y digo yo que sería Mikel al que le tocó limpiarla). Y a las 6.45 estaba en casa desayunada y sin sueño.

Y me desperté cuatro horas y media después. Y cambié las sábanas y me duché y esas cosas. También comí, escribí un poco de mi maldito trabajo y bajé a lavar la ropa. Por la tarde también vi una vieja de James Bond, la de Diamantes para la eternidad. Me faltan de ver los dos últimos minutos debido a que Megavideo me cortó la película. Y a las 6 bajé a ver el gran partido a la sala común de mi resi. Y no lo vi porque se había roto la tarjeta receptora del satélite, así que me volví a casa y estuve viendo Aída. En el descanso del partido Julene me dijo a ver si iba a ver el fútbol con ella a su resi y le dije que sí y estuvimos viendo la segunda parte en pantalla gigante en el bar de su resi.

Luego me vine a casa porque estaba muerta, cené unos noodles, vi Doctor Mateo y me fui a la cama. Bueno, también me percaté de que esta querida ventana mía no cierra bien y se colaba un frío que flipas por la ranura. La intenté cerra como Dios manda, pero no se puede, según giras la manilla se abre la ranura.

Hoy a la mañana he desayunado viendo ese programa apasionante llamado Houses under the Hammer que trata de gente que compra casas en subastas, las arregla y luego van unos tíos y les dicen cuánto se ha revalorizado la casa después del arreglo. Como ya os comenté, la antena de la televisión no funciona y sólo puedo ver la BBC 1 (hasta el miércoles que será el apagón analógico en Manchester). También he ordenado un poco mi cuarto y he hecho la mochila para ir a clase y a la piscina. Cuando he pasado por la recepción de la resi camino de la uni he rellenado el formulario para que vengan a arreglarme la ventana. Por el camino me he encontrado 2 peniques, me he helado de frío y he conseguido llegar a la uni sin morir congelada. En clase me he encontrado 10 peniques. La clase de hoy ha tratado sobre convertir texto en sonido y viceversa (y no me refiero a leer en voz alta y tomar nota de lo dictado, me refiero a que lo haga una máquina). Luego he ido a la piscina y de camino me he encontrado un boli sin pisar. Hoy he nadado poco, pero es que tengo un dolor lumbar bastante serio después de bailar toda la noche el sábado. Y cuando he entrado en los cambiadores me he encontrado un pound. Hoy no me puedo quejar la verdad.

Luego he venido a casa y me he cocinado la comida mientras veía se ha escrito un crimen, pero no le he hecho mucho caso a Jessica Fletcher. Mientras comía, en cambio, he visto un programa para niños de entre 2 y 5 años que hoy trataba sobre las tiendas. Hablan muy clarito en los programas de niños, se les entiende todo a los presentadores.

Luego he venido a mi habitación con idea de acabar mi trabajo, pero sólo he conseguido escribir la bibliografía. Para escribir la bibliografí, de todas maneras, me he tirado un buen rato porque me he tenido que leer una página web sobre el sistema Harvard de referencias y he tenido que poner las referencias según ese sistema.

Ahora estoy escribiendo esto y no tengo muchas ganas de seguir con el trabajo, así que no voy a seguir.

Iruzkin 1

  1. ya te voy a hacer yo una tortilla de las mias el domingo este finde!!! jaj
    arregla la venta xdios que tenemos a blondie febril de la muerte! aunk hoy me he enkntrado con ella y no tenia muy mala kara!
    buabua te tengo que contar la guerra de mi klase, rekuerdame!
    bueno y ponerte al dia en general!!! que ya sabes que blondie y yo las liamos facilmente jajajaj


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s