Bgo en Manchester 54

Hoy el día está oscurísimo y he dormido fatal. Me metí a la cama a las 5 de la mañana sin sueño y sin sueño he estado hasta la una, así que no es que haya dormido fatal, es que curiosamente no tenía sueño.

Bueno ayer fue un día de lo más interesante que comenzó con entregar el maldito poster de John Wayne e imprimir unos papeles sobre el CLAWS tagger. Sé que la lingüística computacional os puede parecer de lo más aburrida, pero en el fondo tiene su encanto: coges un texto, lo pones en un programa de ordenador y te lo analiza o lo que sea.

Luego fui a la piscina a nadar 2000 metros y luego a casa a comer y empezar con lo del tagger. Cuando abrí el congelador para sacar mis barritas de pescado, descubrí con sorpresa que se habían comido dos de mis barritas. Muy fuerte me parece… que me quiten sal, bueno, pero coño, que no se coman mis barritas. La guerra ha empezado. A la tarde estuve haciendo cosas de clase y vagueando en el ordenador hasta que bajé al Lidl a hacer la compra y luego me llamó mi padre por el Skype y estuvimos hablando una hora sobre cosas variadas entre ellas las diferentes lenguas del mundo (ya es que John Wayne ocupa todos los aspectos de mi vida). Luego vinieron Laura, Amaya y Julene y luego nos fuimos de fiesta con los del portal B porque celebraban una de las despedidas de Maxi el argentino (digo una de las despedidas porque hoy hay otra). Fuimos al Opus y como enseñamos el carnet de la uni, la entrada sólo nos costó 2 pounds (más el pound del guardarropa).

Luego volvimos a mi resi y estuvimos en el patio hasta las 5, hora en la que me metí en la cama.

Hoy me he despertado a la hora de comer y he decidido hornear la lasaña que compré ayer. Momento publicidad: la lasaña Trattoria Alfredo que venden en Lidl está muy buena, os la recomiendo si no os importa engordar. Luego he seguido con lo del tagger mientras veía el rugby, que no es igual al rugby de Australia, lo que me hace pensar en cómo se pondrán de acuerdo para el 6 Naciones y esas cosas.

Ahora os voy a contar una cosa que me pasó entre el miércoles y el jueves. El miércoles después de comer, fregué (cosa que me parece que no es muy habitual en este país donde montañas de platos se amontonan en el fregadero y media cocina) y mojé un poco el suelo de la cocina y, por supuesto, ni me digné a secarlo. Y me fui a la película aquella de la ecología (The Age of Stupid, por si la queréis ver) y cuando volví a las 8 a casa, me hice una cena ligera y no tuve necesidad de usar el fregadero.

El jeuves a la mañana, al preparar el desayuno me fijé en que esos cajones de tan alta calidad que tenemos (de aglomerado, ya sabéis) estaban abombados por lo que pensé que podría haber sido yo la causante. Luego bajé en el ascensor con Satish y me dijo que había habido una inundación ne casa y que incluso vinieron los fontaneros. Y yo pensé: ¿Por lo que he mojado yo han venido unos fontaneros? Bueno, yo me voy a hacer la loca. Y me hice la loca, pero claro, con un poco de cargo de conciencia. A la noche Hiran me contó que se había inundado la cocina casi hasta la puerta y que ya no teníamos agua caliente en el fregadero (que el grifo ese estaba mal desde que llegamos, pero bueno) y luego vino Helen y le pregunté a qué hora había sido la inundación y me dijo que hacia las 5 de la tarde, por lo que todo cargo desapareció de mi conciencia.

Y eso es todo por hoy.

Iruzkin 1

  1. xk siempre allá a donde vamos hay inundaciones en kasa? jaja


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s