Bgo en Manchester 53

Ayer me quedé sin contaros la R en la que más se podría trabajar hoy en día: reutilizar. Pero no reutilizar las bolsas esas del Carrefour (que si no dan bolsas en el súper, tendremos que comprar bolsas de basura absurdamente caras, así que así no se soluciona el problema señores del cruce de caminos), digo reutilizar reutilizar. Cosas que propongo en este ámbito: volver a las botellas de cristal, así para empezar. Por ejemplo las botellas de vino se podrían hacer de un modelo estándar igual para todas las compañías y entonces serían intercambiables. El consumidor compraría su botella de vino, se la bebería y la devolvería al supermercado y el supermercado a cambio (a cargo de las embotelladoras, por supuesto) le daría unos centimillos de Euro por cada botella. Así no hay más que lavar la botella y volverle a poner la pegatina para tener una botella nueva y no hay que romper el vidrio hasta hacerlo polvo y volver a fundirlo y moldearlo. Y total, si el camión del reparto va a volver vacío al almacén, mejor que vuelva lleno para aprovechar el viaje. Este ejemplo es extensible a todo lo que se pueda guardar en una botella o tarro de cristal.

Bueno y después de este ejemplo de ética con el medio ambiente os voy a contar mi nada interesante día. Hoy me he despertado a las 8 con la idea de ir a clase y luego a la piscina. Cuando he salido de casa, justo también salía Satish, que no hace más que quejarse de que siempre tiene que bajar él la basura, así que cuando le he visto me he acordado y he cogido la basura. Luego he ido a la uni a aprender el atributo y el complemento predicativo. Y como estaba tan cansada, por la reventada de ayer y de esta semana en general, no he ido a la piscina. Pero aprovechando que tenía un pase legal hasta el 23, he ido al centro a comprar unas cosillas. Entre ellas el saco de dormir para Nerea y unas zapatillas de casa, porque las mías daban pena y encima ayer el tarro de chile picante de Helen se suicidó sobre mi pie. Sí, se suicidó, abrí la puerta de la nevera y como Helen había puesto su brick de leche en la balda de arriba, se cayó la balda y el chile picante en mi zapatilla. A poco me muero del asco.

Luego he vuelto y a parte de comer y ver como una mancha roja sobre esta zona de Inglaterra anunciaba peligro de inundaciones para este fin de semana, he empezado a hacer el essay sobre tagging para LingComp. De 4.30 a 6.15 hemos terminado el maldito poster de John Wayne y ahora aquí estoy.

Como aún es pronto para cenar, pero no quiero seguir con lo de tagging os voy a contar mis hazañas en Leeds. Para empezar casi no fui a Leeds porque me puse a esperar al 147 y no venía. Así que fui a Londis, cambié un billete de 20 que tenía y me monté (pagando honradamente) en un autobús hacia Piccadilly. Iba con el tiempo justo debido a los 20 minutos que había desperdiciado con esa mierda de autobús gratuito que pasa cuando le da la gana. Y encima había atasco. Así que en vez de ir hasta el final, donde el autobús da la vuelta, me bajé en la parada anterior y fui corriendo hacia la estación de trenes. Llegué 3 minutos antes de que saliera el tren, pero bueno, conseguí encontrar mi sitio y sentarme y ya llegué a Leeds sin mayor problema.

El camino de Manchester a Leeds es muy bonito, así muy montañoso y tal, no es tan bonito según se va acercando a las ciudades, pero la parte del medio del trayecto mola. El tren llegó con un par de minutos de adelanto a Leeds y fui hacia la salida. Judit todavía no había llegado, pero llegó al de un minuto y nos fuimos para su resi. Su resi está en el campus mismo de la universidad de Leeds y no está nada mal, la verdad. Sus compañeros de resi además son bastante majos.

Luego quedamos con Iraia (que vino desde Utrecht) y con Itxaso (que estudia allí) y tras dar una vuelta por Leeds bajo una incesante lluvia nos encontramos con Raúl y Alba que también estudian allí y estuvimos hablando. Luego fuimos a cenar a Nando’s que, como buen restaurante portugués, ofrece pollo para comer. Y ahí estuvimos comiendo pollo hasta tarde. Me encontré 5 pounds en el suelo y me hizo mucha ilusión.

Al día siguiente Iraia, Itxaso y yo fuimos a York en autobús (un autobús que lo mismo paraba entre dos prados verdes llenos de ovejas sin civilización a la vista). York es una ciudad amurallada llena de turistas. Por la mañana no llovió, así que pudimos ver la ciudad bastante a gusto. Luego fuimos a Subway a comernos un bocata de albóndigas y cuando salimos ya llovía, así que nos volvimos a Leeds. Esa noche salí con Judit y unas amigas de fiesta al Tiger Tiger de Leeds (también hay en Manchester). El bar estaba bien y no pagamos ni por entrar ni por el guardarropa. Una inglesa borracha casi nos pegó a las 21.30 (la hora es relevante, ya que es sorprendente que una mujer estuviera así a esas horas). Después de estar un rato en los sofás estuvimos bailando y luego Judit y yo volvimos a su resi admirando la fauna autóctona de Leeds, que hace que la de Manchester parezca exquisita.

El domingo Iraia, Judit y yo dimos una vuelta por la ciudad y nos sacamos fotos en los centros comerciales victorianos de la ciudad, en los docklands (donde hay un hombre de bronce empujando una bola) y en un banco gigante que había en la calle principal. También fuimos a Primark y comimos en un restaurante italiano. A la tarde estuvimos más de charleta y luego ya llegó la hora de que cogiera el tren.

En le tren fui leyendo hasta Manchester Victoria Station, en la que nunca había estado y de la que no sabía muy bien su situación geográfica (aunque no os preocupéis porque tenía un mapa en el móvil para aclararme). La estación estaba medio en obras y estaba oscuro, pero yo seguí a todas las jovencitas con maleta de mano (estudiantes que habían ido el finde a casa) y conseguí llegar a la estación de autobuses de Piccadilly sin mayor problema. Y me monté en un autobús y me fui a la resi. Si algún día conocéis a alguien de Manchester os dirá que la zona de Piccadilly es peligrosa de noche, pero ya os digo yo que no es mucho más peligrosa que Deusto.

Y luego cené, vi Doctor Mateo y me fui a la cama.

Iruzkin 1

  1. eso es el pfand que se hace en alemania! te cobran más por la cocacola en botellas de plastiko (plastico bastante más duro y mejor que el de las de aqui) y luego las llevas otra vez al super, las metes en una makina y te hace un vale de descuento de x€ que al pasar x caja te descuentan de tu compra😀

    mmm manchester de noche es menos peligroso que deusto! oh yeah baby!
    que sepas que han cambiado las farolas de madariaga, x esas como la de enfrente del portal de june, y ahora está hiperiluminada que te cagas pero bajas a blas de otero y menos de rafaela ybarra a el heliodoro de la torre todo es oskuridad! kreo que debemos mandar una carta al ayunta o algo! YO KIERO MIS FAROLAS NUEVAS QUE DEN LUZ A LA KALLE! Esk no me digas! que alumbren la carretera me da igual xk los coches llevan luces xa algo, pero yo?? de momento no sako una linterna xa encontrar mi portal! pero todo se andará…. además al ir a casa, despues de casa paco, como estaba tan iluminado antes, cruzas xa nuestra “manzana” y te parece más oscuro todavia! menos mal que al fondo, la ultima farola (o primera si te guias por los numeros) alumbra un naraja asi fuerte! que sino..

    enfin.. si, estoy en la agencia y si, tras haberme mirado ebay y conseguir estar en facebook me ha tocado escribirte!

    GRACIAS por el saco!!😀


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s