Bgo en Manchester 11

Pensábais que ya no iba a escribir más, pero estábais equivocados. Vivir en Manchester es muy trabajoso y apenas tengo tiempo para escribir unas líneas como Dios manda.

Comencemos desde el principio, que es como más claro se empieza. Mi último post fue el día 23, miércoles, por lo que de verdad supongo que tengo muchas cosas que contaros. El día 24 fui a apuntarme a la única asignatura que me faltaba. Ya tengo el horario completo porque ya me han aceptado también en italiano B2. También el jueves salía la nota del examen de inglés que habíamos hecho el día anterior. Así que fui al Samuel Alexander Building, con mi código de la asignatura y esas cosas, para apuntarme a la asignatura en cuestión y para mirar el resultado de mi test.

Estaba petadísimo de gente el edificio, todo ingleses que se querían apuntar a clases y gente copiando su horario. Fui a la sección de alemán y le dije a qué asignatura me quería apuntar y eso y me dijo la chica que el sistema no funcionaba (qué raro…), pero me tomó mis datos y los de la asignatura y me dijo que lo haría por mí. Y sí, lo hizo y encima bien, aunque con mi información no cabñia error, salvo despistes. Luego bajé al sótano (me parece a mñia que a estos tíos les gustan mucho los sótanos, todos los edificios tienen un sótano útil por así decirlo) y miré en la cartelera mi nota, pero oh, sorpresa, mi nota no estaba. Así que nada, me volví a la resi y le escribí un email a Rachel Sinnott comentándole mi problema. También fui a Lidl a comprar unos víveres.

A la noche quedamos porque íbamos a ir a nuestra primera Erasmus Party. Laura me dijo que su nota tampoco estaba, así que quedamos en ir el viernes a hablar con Rachel. Estuvimos en el salón de mi piso hablando y bebiendo un poco y se nos unieron Satish y dos colegas suyos, unos tíos muy majos. Estuvimos hablando de muchas cosas, entre ellas fútbol, cómo no y luego nos fuimos; Satish y sus amigos a jugar a la Play y nosotros a Opus.

La música del sitio mazo bien, pachanga, reggaeton e incluso Estopa. Estuvimos bailandoo toda la noche y también estuvimos con unos erasmus españoles y así. La verdad es que lo mismo da que da lo mismo salir por Manchester que por Benalmádena, porque aquí también hay los típicos moscones pesados. Gracias a mi veci el venezolano por espantarlos. A las 3 quitaron la música y encendieron las luces después de una noche de baile, fotos y “agrégame a tuenti”.

El viernes dormí hasta tarde y después de comer quedé con Laura para ir donde Rachel. Encontrar a Rachel tiene su misterio, no creáis, pero la encontramos. Nos dijo que seguramente habíamos puesto mal nuestro número de la universidad y que lo buscaría a mano, para lo que nos pidió nuestros datos, y que volviéramos el lunes. Se me ha olvidado comentar que el viernes cuando me desperté volvían a estar durmiendo los dos amigos de Helen en el salón y que, según me dijo el segurata de la resi, el de la puerta A, cuyo nombre no sé pronunciar se dejó la puerta de la habitación abierta cuando se fue a Benidorm. La puerta de la habitación abierta y pizza y media de Pizza Hut en la cocina, por lo menos está dentro de la caja, pero madre mía. Llegué a la resi y me puse a leer, pero me quedé dormida y me fui a la cama y hasta las 6.

El viernes volvimos a salir, pero mazo mal. Fuimos al centro, pagamos por entrar en el Opus pero la música era una soberana bazofia. Estuvimos un rato y luego fuimos rondando otros bares con igual suerte hasta que nos volvimos.

Hoy he dormido hasta bastante tarde y he estado leyendo hasta la hora de comer. He comido una ensalada y quiche lorraine, que estaba mazo salada y luego he quedado con Laura para ir al centro de compras. Tenía idea de comprarme unas camisas o algo, pero creo que un sábado a la tarde no es un buen momento para eso. Ni os imagináis cuánta gente había por la zona de Piccadilly. En Primark te movías como en manifestación y por la calle te sentías en medio de una marea humana. En cima en medio de la calle a parte de los típicos mimos había unos predicadores en plan Speakers’ Corner y unos indios tocando El Cóndor Pasa. En el centro comercial de allí, más de lo mismo. Laura se ha comprado unas katiuskas y luego hemos entrado en esa gran papelería que es W H Smith y me he comprado un archivador de oferta y un magnífico diccionario Collins de 89 peniques. No espero que el diccionario sea bueno, sólo espero que me sirva de algo.

Y hasta aquí este nuevo capítulo de mis andanzas por Manchester, ya estoy pensando en hacer excursiones a otras ciudades cercanas. Hoy saldremos por otra zona a ver si tenemos más suerte. Por cierto que no hace falta llevar zapatos ni vestir elegante, ayer en el Opus había un tío en chándal y con una camiseta de Bob Esponja. La tele está definitivamente desenchufada, por si vienen a mirar si tenemos licencia de televisión, que parece que la peña no quiere pagar, por lo que intentaré ver la F1 en mmi ordenador, ya que creo que la tele con satélite de la sala común tampoco funciona.

Ahora voy a cenar, aunque me repatea cenar tan pronto.

Iruzkin bat utzi

Erantzunik ez oraindik.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s