Bgo en Manchester 03

Sé que estáis ansiosos por saber qué ha sido de mí estos días y os lo voy a contar, porque al público hay que mantenerlo intrigado, pero sin hacerle sufrir porque, si no, cambia de cadena.

Después de mi primera noche aquí intenté estar en la cama el máximo posible (teniendo en cuenta que tenía un poquillo de frío y una toalla doblada como almohada). Me levanté y comí unas galletas, me duché y ordené la habitación provisionalmente. Baje al kiosko de abajo y compré el periódico (que os dije que erea el Independent, pero en realidad era el Sunday Times) y lo (h)ojeé. Miré en la programación del domingo cuándo era la F1 y vi que el previo empezaba a las 12, así que me senté a ver la tele. Vi la carrera mientras comía y cunado se acabó decidí salir a dar una vuelta.

Salí a la calle dispuesta a dar un largo paseo y en vez de ir hacia el centro decidí ir hacia el Este por mi calle. Mientras andaba, encontre un cartel marrón (señal de algo cultural) que ponía Victoria Baths y ahí que me fui. Para mi sorpresa el domingo era un Heritage Day y la entrada era gratis. Victoria Baths es un edificio de ladrillo que albergaba unas piscinas y otros servicios como baños de vapor y cosas así. Cuando entré en el edifico dije: “¡Coño!, esto me suena a mí del programa ese de Restoration” (y acabo de checkear con mi padre y dice que sí). Ahora me da un poco de pereza, pero ya os subiré alguna foto para que lo veáis. Lo visité por dentro acompañada del ruido de una orquesta de jazz que estaba allí para amenizar el día y me di cuenta de que esas piscinas las habían usado hasta hace relativamente poco.

Salí de allí y decidí ir hacia el centro. Mientras andaba por la universidad vi un cartel que ponía “Manchester Museum” y entré a verlo porque era gratis. Es un museo de ciencias naturales y tiene un tiranosaurus rex como todo buen museo de ciencias naturales se merece. No lo pude ver entero, lo que es una pena porque es muy bonito, porque lo cerraban a las 4. Sí, sí, no tienen ninguna vergüenza, los domingos cierran los museos a las 4 y yo, como uno de mis mayores miedos es quedarme encerrada en un museo/iglesia a la hora del cierre, salí lo más rápido posible. Fui hacia adelante y llegué al Aquatics Centre (que fue construido para los Juegos de la Commonwealth, o como se escriba, de 2002). Me dieron una hoja con los costes de hacerse socio y a mí, por ser estudiante me sale 115 libras hasta junio. estoy pensando que sí que me apuntaré, porque si no me voy a poner regordilla.

Llegué al centro de la ciudad con su biblioteca central (redonda y con un teatro dentro) y el ayuntamiento. Allí marcaba oficina de turismo y seguí la flecha para llegar a las 4.36 y ver que cerraban a las 4.30, justo la señora estaba cerrando la persiana. Decidí volver porque tenía sed y me dolían los pies después de andar durante 2 horas sin parar. De camino paré en el Sainsbury’s y compré leche, una botellita de agua (joder qué cara es el agua aquí) y unos chicles (baratos).

Llegué a la residencia y me puse a ver la tele y entonces apareció Helen, me saludó, luego se volvió a ir y trajo la TDT  (menos mal porque me puedo morir con solo 5 canales, aunque la F1 la dan en BBC1 y Top Gear, que hay un canal de TCT que lo echa todos los días, lo dan en una de as principales también). Estuvimos hablando un rato y me dijo que había salido de fiesta y se había gastado 50 libras porque había pagado con tarjeta de crédito; le dije que yo esperaba gastar menos. Le tuve que decir que tenía 20 años, porque ella ya creía que yo era una novata en eso de la universidad, pero le dije que era habitual. Hablamos un poco más del più e del meno y me dijo que se volvía a la cama porque estaba resacosa. Cené y me fui a la cama. Esta vez puse un jersey debajo de la toalla para mejorar la almohada y me tapé con una chamarra por encima de las sábanas.

A todo esto, yo pensaba que en el Reino Unido tenían aún un poco de decencia y que cerraban las tiendas los domingos, pero no es así, en mi vuelta por el centro no hice más que ver a gente asiática (o de origen asiático) con bolsas de Primark.

Como el domingo me fui a dormir pronto, el lunes me desperté pronto. Desayuné unas galletas (aquí pensaréis: “¿por qué sólo desayuna galletas, si ya ha comprado leche?”, muy sencillo, porque no me atrevo a meter mi vaso de plástico de fiestas de Deusto en el microondas). Total que me duché, me vestí y salí y a las 9 de la mañana ya estaba esperando al autobús. Me monté en uno que me llevaba a Picadilly (que los ingleses pronuncian diferente, como poniendo varios acentos o no sé cómo) y fui hasta allí. Picadilly es el centro de compras de Manchester y estaba lleno de todas las tiendas que esperas encontrar en Inglaterra: Debenhams, Bhs, Boots, Primark y un pedazo de centro comercial que no os podéis imaginar. Primero entré en Primark a tomar unos precios de referencia para comprar sábanas, toallas, un edredón y una almohada. Primark es más caro en Inglaterra que en España (y más hortera), pero es lo más barato de aquí (UK). Luego fui a Debenhams, pero todo era más caro (y más hortera si cabe) que Primark, así que entré en el macrocentro comercial. Iba con la idea de encontrar una tienda de electrónica para comprar mi cable LAN y el secador.

Como era pronto y no pasaba nadie una chica me hizo una demostración de lo buenas que son las sales del Mar Muerto para hidratar la piel (¡y una mierda!) y cuando me preguntó de dónde era, antes de responderle yo, un tío con acento como ruso o así le dijo: “Spain” y a mí me preguntó a ver si era de Murcia y me dijo que Murcia era mu bonito (cosa en la que mi amama no coincide). ¿Que hacía ese hombre en un stand que vendía productos de belleza y que lo único que conocía de España era Murcia? ¿Estaría en la construcción de Polaris World? Me escapé de allí como pude y entré en una tienda de teléfonos para preguntar por las tarifas de los diferentes operadores. Toda la informaciñon que me daban se centraba en las llamadas al extranjero y se quedaron un poco descolocados cuando les dije que yo quería el de llamadas más baratas en el Reino Unido. ¡Como si sólo fuera a llamar a mi casa! Claramente les dije que me lo pensaría y me fui. Y vi una tienda de tecnología. Entré y les pregunte si tenía cables LAN y me dijeron que sí y me enseñaron uno de 2m que valía 20 libras. Tuve ganas de decirle al vendedor a ver si me estaba bacilando, pero sólo le dije si no le parecía muy caro. ¡20 libras por una mierda de cable! Y entonces encontré la solución: Clas Ohlson, no es un sueco, es una tienda en plan IKEA pero con electrodomésticos pequeños y herramientas también. Allí encontré un cable LAN de 1m por 3.90 libras (o sea, que tu me dirás qué tenía el otro cable para valer esa pasta, aunque el mismo cable en España vale algo así como 1 euro), 10 perchas de plástico, pero con forma, por 2.50 (más baratas incluso que en Primark) un secador de pelo por 10 libras y la verdad es que seca muy bien, 2 toallas que uso para el suelo de 50p, un paraguas de 3 libras y unos kleenex (10 paquetes por 1 libra, lo que es muy muy barato en Inglaterra). Metí todo en la mochila y fui a Primark y compré sábanas, toallas y un set de edredón y almohada que valía algo menos de 6 libras (la calidad será dudosa, pero hoy he dormido 11 horas como una reina y como no espero que el edredón y la almohada aguanten más que este año creo que he hecho una buena compra).

Luego cogí el autobús y estaba en la residencia para antes de las 12. Me registré en la red local esta que se llama HORNET y avisé en recepción de que lo había hecho y me dijeron que reiniciara un par de veces hasta conseguir conectarme. Fui al Lidl para darle tiempo al hombre de recepción para tramitar mi solicitud, hice la compra, reinicié infructuosamente un par de veces el ordenador, comí, volví a reiniciar, vi que aquello no iba, decidí salir a pasear y avisar al hombre de recepción. El hombre de recpeción en cambio me dijo que si esperaba un poco en mi habitación vendría el técnico y bla bla bla (esto os lo conté ayer).

A las 5 de la tarde salí a comprar mi tarjeta de móvil low cost a un sitio que me había buscado la propia página web del operador. Fui calle abajo como indicaba el mapa de Google Maps y llegué a un locutorio que creo que se llamaba algo así como Diamond Phones. Estaba lleno de gente de claro origen inmigrante a la que se le entendía perfectamente cuando hablaba (¿por qué no hablarán así de claro todos los ingleses?) y compré la tarjeta SIM. A la vuelta entré en una tienda en plan todo a 100 regentada por una pakistaní o algo así (me envolvió la taza en un periódico que estaba en inglés y árabe) y compré una taza para el desayuno y un paquete de 500 folios.

Volví con mi compra, me registré en la compañía telefónica y luego bajé al estanco de abajo a comprar una recarga de 5 libras. Luego anduve en el ordenador, cené, volví al ordenador y me dormí.

Hoy no he hecho nada de provecho, sólo he hecho más compra en el Lidl y he estado mirando tarjetas y abonos de bus y tren para ahorrar algo, pero aún así, sale carísimo el bus y lo del tren no sé si me lo dejarán hacer porque creo que hay que ser ciudadano británico, ya lo preguntaré.

Mañana vienen Laura y Amaya, que estudian filología inglesa en Deusto y quedaré con ellas por si quieren un poco de asesoramiento y para hablar con alguien en castellano.

Iruzkin bat utzi

Erantzunik ez oraindik.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s