Bgo en Manchester 02

Estimados lectores,

me acaban de poner internet, ha sido difícil. Cuando llegué intenté conectarme por wifi, pensé: “en un lugar tan moderno y avanzado tendrá que haber una red wifi potente”. Pues no, me conceté y sólo le cogía el wifi a un japonés débilmente y encima lo tenía con contraseña. Ayer me enteré de que tenía que comprar un cable LAN. Hoy he comprado el cable LAN, me he registrado en HORNET (Hall of residence internet service, o algo así), he ido abajo a que me lo validen, he intentado conectarme varias veces, he bajado y me he quejado y me ha dicho el de la recepción que toda mi sección está mal y que el técnico estaba arreglándolo y que si iba a mi cuarto me mandaba al técnico. Ha venido el técnico, ha checkeado que todo estuviera bien, se ha vuelto loco, ha llamdo con su blackberry a la central y le han dicho lo que tenía que hacer, le he estado traduciendo la consola de comandos y al final resulta que la dirección IP estaba mal, así que el hombre me ha escrito la IP manualmente y ya funciona.

Ahora voy a comenzar a narrar mis andanzas desde el principio:

12 de septiembre

El sábado fui con mi familia al aeropuerto de Santander para coger un vuelo a Frankfurt. Estuvimos haciendo tiempo y ya me dispuse a subir en el avión (huelga decir que primero facturé el equipaje). En el control de seguridad puse mis pertenencias en la cinta y pasé por el arco (no pité), pero después de pasar me hicieron ir atrás porque no podía llevar el ordenador en la maleta para pasar el control. Entonces volví atrás, saqué el portatil, lo pasé y fíjate que por un arco no había pitado, paso por el otro y sí pito. Ya sabéis terroristas, puede que el éxito o el fracaso de vuestro atentado esté en la elección del arco detector de metales. Ya me monté en el avión y tal y llegué a Frankfurt Hahn, es decir, un aeropuerto pequeño y sencillo que no es el gran aeropuerto mítico de Frankfurt por el que pasan los vuelos intercontinentales.

En Frankfurt tenía 3 horas antes de que saliera el avión y no había nada que hacer, por lo que facturé el equipaje (la del mostrado me miró como diciendo: “esta tía a dónde va facturando tan pronto…”). Fui al control y esta vez saqué el portátil antes de ponerlo en la cinta y vacié mis bolsillo salvo un kleenex ke tenía en el bolsillo y una alemana con muy malas pulgas (¿redundancia quizá?, es sólo una broma, hay alemanas simpáticas, mirad cómo Merkel se deja dar besos y abrazos, que nadie se sienta ofendido) me dice: “everything out is everything out!” y me puso una bandeja de esas de plástico para que pusiera ahi el kleenex y lo pasó por el escáner. Luego me conceté a internet gracias al wifi abierto del duty free de al lado. Antes de montarme en el avión, cuando enseñé el boarding pass, me hicieron meter el equipaje de mano en una caja para comprobar que cumplía con las medidas y como mimaleta esta justo al límite de tamaño me costó tanto meterla como sacarla ante los ojos divertidos de los hooligans que viajaban conmigo (los no hooligans no se reían). Ahora recuerdo que hubo un rastafari cuando yo facturé que no entendía cómo su maleta no servía como equipaje de mano porque no respetaba las dimensiones y volvió loca a la chica del mostrador. Ese hombre consiguió de todas maneras pasar a la zona de embarque y luego tuvo otra vez pelea con la mujer que le hizo meter su maleta en el cajón diabólico ese. En otro país y teniendo en cuenta que el avión iba casi vacío a este hombre no le hubieran puesto ni una pega, pero ¿qué se puede esperar en un país en el que te escanean hasta un kleenex lleno de mocos? Me monté en el avión.

Me acaba de desaparecer un párrafo.

Como decía, en Ryanair no te asignan un asiento, por lo que te sientas donde quieres o donde puedes. También se puede pagar un extra (en España 3 euros, en Alemania 4) para que te den priority boarding, pero esto sólo lo coge gente con pinta de estirados (paradójico cuando viajan en Ryanair). En el vuelo a Manchester sólo viajábamos un cuarto del total de viajeros posibles decidí que me sentaría encima del ala, al lado de la salida de emergencia. Estaba claro, si la turbina explotaba moriría la primera, pero moriría la que más cómoda, porque como sobre las alas están unas de las salidas de emergencia el hueco entre asientos es como de primera clase (que no hay en Ryanair) y fui comodísima la hora que duró el vuelo. Debido a que en los asientos de al lado de la salida de emergencia no deberían ir niños ni gente con movilidad reducida, una azafata me preguntó la edad. Veo que me sigo conservando bien.

Una vez en el aeropuerto de Manchester, grande donde se precie, anduvimos por unos pasillos interminables subiendo y bajando escaleras (no mecánicas, total, nadie lleva 10kg de equipaje de mano) y llegamos a una cola de personas no europeas, al lado había una puerta por donde podíamos pasar los europeos y ponernos en nuestra cola (sustancialmente más corta). Al lado de la cola de europeos había una mujer que gritaba: ” passengers holding the new electronic passport!” y dije: “esa soy yo” y me fui por ahí, porque no había nada de cola. Metí el pasaporte en una especie de lector y me lo empezó a escanear (mientras me lo escaneaba, vino un australiano con mucha prisa a ver si él podía pasar por allí y le dijo la mujer que gritaba que no, pero no le gritó, se lo dijo amablemente). Cuando terminó el escaneo se abrieron unas puertas tipo canceladora del metro y me dijo la chica que gritaba, sin gritar, que me pusiera sobre unas huellas verdes pintadas en el suelo y que mirara a una especie de espejo redondo que tenía una cámara en medio. El espejo ese estaba por supuesto a más altura que la adecuada para mí, pero como la máquina era muy lista bajó ella sola y me hizo un escáner de retina, entonces es de esperar que el MI5 (y el 6) tengan ahora una copia de mi pasaporte, tengan una imagen de mi iris para cuando se endurezcan los trámites de inmigración y sepan cuanta miopía tengo para poder entregarme un par de gafas modelo refugiado político según me baje del avión la próxima vez. Es por esto por lo que decía anteriormente que me sentía como en 1984, V de Vendetta e Hijos de los hombres. Todas ellas van de una Inglaterra totalitaria en un futuro cercano, y creedme, vamos camino de ello.

Como lo veía todo tán fácil y en Frankfurt había mirado qué trenes y qué buses coger fui a la estación de tren del aeropuerto y compré un billete (en realidad me dieron curiosamente uno de ida y vuelta, pero se lo daban así a todo el mundo). Me monté en un tren que iba a Liverpool y me bajé en la estación en la que me había dicho el conductor del tren. Me bajé del tren y dije voy a buscar un ascensor para subir mis dos maletas, le pregunte al jefe de estación y me dijo que no había, ya veis cómo se peocupan de la gente de movilidad reducida o bultos grandes. subí un mogollón de escaleras para pasar al otro lado de la vía y las bajé para llegar a la salida. Por suerte el chico que estaba en la canceladora ancha para carritos y sillas de ruedas me dejó pasar por ahí. Pregunté en información dónde se cogían los buses y allí que me fui. Me monté en el recomendado por la web de transportes de Manchester y me bajé donde me dijo el chófer.

Anduve por delante del hospital y llegué a mi residencia. Fui a recepción y me registré, me dieron la llave y un welcome pack y me fui a mi habitación. Dejé las cosas en la habitación y vi que la tele del salón estaba encendida y que la tabla de planchar y la plancha estaban fuera, pero no había nadie. Fui a Tesco y compré comida precocinada teniendo en cuenta que los únicos instrumentos de cocina que tenía eran mi vaso de fiestas de Deusto y una sucia cucharilla de helado de Ben and Jerry’s. Lo que sí es que recibí una grata sorpresa cuando vi que mi compañera de piso (a la que conocí 24 horas después de haber llegado) tenía platos y cubiertos, por lo que podría comer más a gusto.

Luego me fui a mi habitación intenté infructuosamente conectarme a internet, hice la cama, puse una toalla como almohada y me metí a dormir.

Creo que por hoy es suficiente, ya que algunos de mis lectores puede que no estén acostumbrados a parrafadas tan largas en una pantala de ordenador

2 Iruzkin

  1. Matricula realizada sin novedad. Tarjeta en tramite algo mas lento. Seguiremos informando

  2. bienbien ya comprando en tesco! no tenemos de que preokuparnos entonces
    (sigo leyendo)


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s