Mi vicio

De pequeña me dijeron: sólo los ignorantes son felices. Pero ya era demasiado tarde, ya sabía leer y me gustaba leer. La lectura fue entonces como una droga, que te engancha y sabes que es malo, pero no lo quieres dejar. Luego, más mayor, descubrí que según algunos pensadores sólo los sabios pueden ser verdaderamente felices. Y la lectura, de droga, pasó a ser como el colesterol, que nunca nadie sabe si es bueno o malo y además hay del bueno y del malo, como en la lectura.

El resultado de los informes PISA siempre me sorprende, ¿cómo alguien puede no entender lo que lee? Puedes no entender un texto lleno de tecnicismos, puedes no entender un testo de hace 500 años, pero si el texto está escrito en un lenguaje normal, no entiendo cómo alguien no lo puede entender.

Alguno dirá que no entiende algunas palabras, poca gente entiende todas las palabras y conoce su significado exacto, ¿y qué? no por ello dejan de entender el texto, lo que pasa es que hay gente que se hunde en un vaso de agua y al no entender una palabra se tiran toda la lectura dándole vueltas a la cabeza sin reparar en lo que dice el texto. Otros tendrán problema de seguir la línea, yo soy partidaria de: si lo necesitas usa el dedo, que a mucha gente le parece fatal.

Quizá yo sea una excepción entre los jóvenes porque leo sin que me obliguen, pero no creo que leer sea tan difícil incluso para el que lee sólo una vez al año.

Iruzkin bat utzi

Erantzunik ez oraindik.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s