Hipermedioak

Hipermedia Wikipediaren arabera: testua, bideoa, audioa, mapak edo beste medio batzuk dituen eta beste erabiltzaile batzuekin interaktuatzeko posibilitatea duen idazteko metodo multzoa. Hipertstua adibidez hipermedia eredua da, nahi izanez gero exekutatu edo bifurka daitezkeen dokumentuak dira. World Wide Weba ere oso zabaldua dagoen hipermedia forma bat da.

Moreno Hernándezen arabera hipermedioa ez da kontzeptu berria, literaturaren historian zehar hipertestua erabili baita. Testu malgua da hipertestua, loturaz betea. Informatikaren aurretik “notas a pie de página” delakoak ziren hipertestu eta hiperrestekaren eredu. El Libro del Buen Amor hipermediatikotasunaren eredu da, idatzitakoa irakurri zein abestu daiteke. Inprentaren sorreraren ostean hipermediatikotasuna galtzera jo zen, testuak unitate indibidual bezala kontsideratzen hasiz. Informatika garatuz gero berriro hipermediatikotasunera itzultzeko joera egon da.

Walter J. Ongek bere Oralidad y Escritura liburuan literaturaren eta ahozko tradizioaren arteko desberdintasunak sailkatzen ditu. Ezin daiteke ahozko literatura existitzen denik esan, literaturak derrigorrez idatzia egon behar baitu. Termino hau saihesteko Hizkuntza Forma Artistikoak terminoa proposatzen du, literatura idatziaren ahozko baliokidetzat jotzen du, honek ez baitu literaturarik inon agertzen.

Ong eta Havelocken arabera ahozko forma artistikoek eta lehenengo lietraturak hipermedioen sorreran garrantzia handia izan zuten. Oralitatetik literaturara igarotako testuak bi bide desberdinez zabaltzen ziren, honetaz gain, antzeztu, abestu edo errezitatutako testuak hipermediatikoak ziren, kanal bat baino gehiago erabiltzen zuten.

Bolterrek (1991) “Writing Space: The Computer, Hypertext, and the History of Writing”en zera dio:

“hipertexto consiste en tópicos y sus conexiones; los tópicos pueden ser párrafos, oraciones o palabras simples. Un hipertexto es como un libro impreso en el cual el autor tiene disponible un par de tijeras para cortar y pegar pedazos de redacción de tamaño conveniente. La diferencia es que el hipertexto electrónico no se disuelve en una desordenada carpeta de anotaciones: el autor define su estructura definiendo conexiones entre esas anotaciones”.

Hona hemen Nick Lillyk proposatutako taula:

Orality(Sound-dominance) LiteracyChirographic/Print (Sight-dominance) DigitalityE-Literacies
Additive/Paratactic (and…and…and) Subordinate/Hypotactic (but…because) All kind
Aggregative Analytic Aggregative
Redundant Linear Redundant
Conservative/Traditional Experimental Experimental
Close to the Human Lifeworld Abstract Close to the Human Lifeworld
Agonistically Toned Disengaged, Objectively Toned Disengaged
Empathetic and Participatory–Rhetorical Philosophical All kind
Homeostatic Dynamic Dynamic
Situational Abstract All kind

Kontsultak:

  • Ong, Walter J., Oralidad y Escritura. Tecnologías de la palabra, Fondo de Cultura Económica, Mexiko, 1999. Kontsulta ordua: 2007ko azaroaren 30ean, 12.45
  • Moreno Hernández, Carlos, Literatura e hipertexto. De la cultura manuscrita a la cultura electrónica, UNED, Madril, 1998. Kontsulta ordua: 2007ko azaroaren 30ean, 13.20
  • Hipermedia, Wikipedia. La Enciclopedia libre. Kontsulta data: 2007ko azaroaren 28an, 11.27 http://es.wikipedia.org/wiki/Hipermedia
  • Moreno Hernández, Carlos, Literatura, traducción y documentación en el medio hipertextual, Universidad de Valladolid, UNED. Kontsulta ordua: 2007ko abenduaren 4an, 19.15 http://www.ucm.es/info/especulo/numero7/c_moreno.htm
  • Walter J. Ong, Wikipedia. La Enciclopedia Libre. Kontsulat ordua: 2007ko abenduaren 4an 19.17 http://es.wikipedia.org/wiki/Walter_J._Ong
  • Nick Lilly (1996)Orality, Literacy, Digitallity. Kontsulta ordua: 2007ko azaroaren 28an 12.57 http://www.tarleton.edu/~lilly/discuss2.htm
  • Claudia Rodríguez, Hipertexto y literaturaen la red. El relato digital, los escrilectores y la Cibercultura, CiberSociedad. Kontsulta ordua: 2007 abenduaren 5ean, 11.17 http://www.cibersociedad.net/textos/articulo.php?art=81

Iruzkin 1

  1. Es necesario plantear por qué el mundo erudito tuvo que volver a despertar el carácter oral del lenguaje. Parecería ineludiblemente obvio que el lenguaje es un fenómeno oral. Dondequiera que haya seres humanos, tendrán un lenguaje, y en cada caso uno que existe básicamente como hablado y oído en el mundo del sonido. En todos los maravillosos mundos que descubre la escritura, todavía les es inherente y en ellos vive la palabra hablada. Todos los textos escritos tienen que estar relacionados de alguna manera, directa o indirectamente, con el mundo del sonido, el ambiente natural del lenguaje, para transmitir sus significados. Podemos llamar a la escritura un “sistema secundario de modelado”, que depende de un sistema primario anterior: la lengua hablada. La expresión oral es capaz de existir, y casi siempre ha existido, sin ninguna escritura en absoluto; empero, nunca ha habido escritura sin oralidad.
    Pero lamentablemente se ha tendido a considerar las creaciones orales como variantes de las producciones escritas; o bien como indignas del mundo especializado serio.
    Salvo en las décadas recientes, los estudios lingüísticos se concentraron en los textos escritos antes que en la oralidad por una razón que resulta fácil comprender: la relación del estudio mismo con la escritura. Todo pensamiento, incluso el de las culturas orales primarias, es hasta cierto punto analítico pero el examen abstractamente explicativo, ordenador y consecutivo de fenómenos o verdades reconocidas resulta imposible sin la escritura y la lectura. Los seres humanos de las culturas orales primarias, aquellas que no conocen la escritura en ninguna forma, aprenden mucho, poseen y practican gran sabiduría, pero no estudian.
    Cuando el estudio se hace posible con la incorporación de la escritura, a menudo una de las primeras cosas que examinan los que saben leer es la lengua misma y sus usos. Por ejemplo, la retórica en esencia se refería al discurso oral, aunque siendo un “arte” o ciencia sistematizado o reflexivo, la retórica era y tuvo que ser un producto de la escritura. Después de pronunciar el discurso, no quedaba nada de él para el análisis. Lo que se empleaba para el “estudio” tenía que ser el texto de los discursos que se habían puesto por escrito, comúnmente después de su declamación y por lo regular mucho más tarde.
    La concentración de los especialistas en los textos tuvo consecuencias ideológicas. Con frecuencia prosiguieron a suponer que la articulación verbal oral era en esencia idéntica a la expresión verbal escrita con la que normalmente trabajaban, y que las formas artísticas orales en el fondo sólo eran textos, salvo en el hecho de que no estaban asentadas por escrito. Tenemos un término como “literatura”, que básicamente significa “escritos” para cubrir un cuerpo dado de material escrito pero no contamos con ninguna palabra o concepto similarmente satisfactoria para referirnos a una herencia meramente oral.
    Ong llama “oralidad primaria” a la oralidad de una cultura que carece de todo conocimiento de la escritura o de la impresión. Es “primaria” por el contraste con la “oralidad secundaria” de la actual cultura de alta tecnología, en la cual se mantiene una nueva oralidad mediante el teléfono, la radio, la televisión y otros aparatos electrónicos para que su existencia y funcionamiento dependen de la escritura y la impresión.
    La escritura hace que las “palabras” parezcan semejantes a las cosas porque concebimos las palabras como marcas visibles que señalan las palabras a los decodificadores: podemos ver y tocar tales “palabras” inscritas en textos y libros. Las palabras escritas constituyen remanentes. La tradición oral no posee este carácter de permanencia.
    Aunque las palabras están fundadas en el habla oral, la escritura las encierra tiránicamente para siempre en el campo visual. Una persona que ha aprendido a leer no puede recuperar plenamente el sentido de lo que la palabra significa para la gente que sólo se comunica de manera oral.
    Por ello el término “literatura oral” es monstruoso. Hablar de “literatura oral” es semejante a decir “escritura oral”. No es lógico. No es posible describir un fenómeno primario comenzando con otro secundario posterior y reducir poco a poco las diferencias sin producir una deformación grave e inoperante.


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s