Bgo en Donosti II 101

Empiezo a sospechar que ya no estoy en Euskal Herria, no por la cantidad de inglés que se escucha en las calles, si no por la situación anticiclónica que nos acompaña desde hace casi una semana. Aparte, ayer no os escribí porque se quedó Peio a dormir en mi casa porque anda de congreso y además fuimos con los de mi curro a ver la sanjuanada de Sagues. En fin, en cualquier barrio de Bilbao se hacen mejores sanjuanadas, aunque he de reconocer que la romería que hubo es un puntazo.

Total que hoy no me ha sonado el despertador porque el teléfono se me ha apagado inexplicablemente. Menos mal que Peio se ha dado cuenta de que eran las 8. Hemos desayunado, he hecho la comida y me he ido a trabajar. Y he trabajado mucho, pero no he tenido mucha suerte en lo que a productividad se refiere. Primero porque no sabía cómo entrar a los servidores y luego porque me faltaba una cosa.

Antes de comer hemos tenido una charla de un escocés y me he dormido unas 10 veces. Y luego hemos ido a comer y a tomar el sol. En serio, es sospechoso que no haya llovido todavía, no quiero ni imaginarme lo que va a echar en el momento menos esperado.

Y luego he vuelto a la oficina y me he vuelto loca con cosas del campamento. Me ha parecido que he estado como 3 horas haciendo cosas, pero fortunosamente para mí, sólo he perdido unos 45 minutos de mi preciada jornada laboral. Y luego he seguido trabajando normal, he quedado con Haritz para que me solucionara mis problemas con las máquinas y he ido a la merendola del hidromiel.

Es que Iñigo ha hecho hidromiel. Muy bueno, por cierto. Es la primera vez que tomo, pero creo que se puede decir que está bueno. Y Zuhaitz ha llevado sus famosas napolitanitas caseras y yo mi queso del Roncal. Sólo ha quedado un poco de queso. Muy bueno el queso, por cierto. El queso de Marengo es una lotería, a veces está bueno y otras veces muy bueno. Esta vez ha sido del segundo grupo.

Y luego he venido a casa, me he cambiado y he ido a la playa a nadar. Resumen de mis 20 minutos en el agua:

1) Estoy en buena forma.

2) El neopreno viene de cine porque el agua todavía está demasiado fresca.

3) El neopreno es un puñetero coñazo, se me sube y me agobia. Es que es una chaquetilla.

4) El neopreno ha sido una mala compra, la semana que viene entraré sin él y lo reservaré para otros menesteres.

Y luego he venido a casa, me he duchado y he cenado. Y ahora estoy viendo Hanburgesa Zaparrada en etb1. ¿Sabéis que “zaparrada” es una palabra en castellano? A WordPress le gusta, no me la marca en rojo.

y esto es todo por hoy. Mañana mi último pintxopote hasta septiembre.

Bgo en Donosti II 100

¡Qué número más redondo es el 100! Un número magnífico para una entrada de semana de gran nivel.

Hoy el despertador ha sonado a las 7.45, pero lo he apagado porque bien me lo merecía. Ayer estuve hasta que se acabaron los conciertos de Gure Esku Dago en la calle por lo que no pude irme pronto a dormir. La verdad es que llevo desde el jueves pasado con el horario cambiado, porque entre Maule e Isaba no he tenido ni un minuto extra de sueño. Tanto que hasta creo que me he acostumbrado a dormir poco.

Total, que por muchas voces que he escuchado en casa por la mañana, he sido capaz de aguantarme las ganas de levantarme de la cama hasta las 9 o así. Luego he desayunado, me he duchado, me he hecho la comida y he ido a trabajar. Y he trabajado bastante, la verdad, durante toda la mañana. Es que voy en serio con lo de acabar el artículo del estado del arte. Lo aborrezco, no hay duda, pero veo pronto la culminación del artículo y eso me motiva.

Y luego hemos ido a comer y a tomar el sol. Y tan en serio nos lo hemos tomado, que hasta nos han sacado una foto. Y luego he invertido 45 minutos de mi vida en el nuevo hit musical del proyecto artístico en el que estoy inmersa. Ya os lo haré llegar cuando lo tengamos.

Y luego he vuelto a trabajar duro, ya casi he acabado con los corpus, aunque he de reconocer que lo que cuento tiene menos gracia que un chiste de Jaimito. Y tras una breve pausa para merendar, he seguido trabajando hasta las 7, hora en la que he ido a tomarme un Kas (sí, un Kas de limón) con algunos del trabajo.

Y estando en la terraza del bar, he visto a Peio, que tenía congreso y me ha dicho que mañana se queda a dormir en casa.

Y luego he ido al super a comprar detergente para poder lavar la ropa y he venido a casa.

Y en casa me he duchado, he puesto la lavadora, he cambiado las sábanas y he cenado. Tenía idea de ir a nadar, pero se me ha liado la tarde como veis. Además, bastante voy a tener estos días con organizar la mudanza y el inicio de campamento.

A partir de mañana me voy a despertar a las 7 para poder trabajar más o poder salir antes, depende de las ganas que tenga de trabajar. Es que me entra cargo de conciencia por trabajar poco en verano.

Bgo en Donosti II 99

No os preocupéis, no me ha pasado nada esta semana, es que he estado en Maule en la bilera orokorra de Ixa. Pero hoy ya he vuelto a la normalidad más o menos, me he despertado, he desayunado, me he hecho la comida y he ido a la universidad.

Y he tenido una reunión según he llegado y, bueno, no ha sido en balde, hemos sacado algunas conclusiones, así que no me quejo. Y como justo ha acabado a las 11, pues me he bajado al café. Por si no hemos estado tiempo juntos los del trabajo estos días para estar más. Y para volver a recordar nuestra odisea montañera, la Orhisea, y nuestros berridos en el Sing Star.

Y luego me he puesto a leer y contestar emails y me ha dado la hora de comer. He hecho de todo, hasta me he inscrito en unas topaketas. E iba a pedir la factura de IkerGazte, pero no he podido porque mi contacto de la UEU no estaba.

Y luego ya he ido a comer pechuga que nos sobró del viaje con un poco de arroz. Y luego hemos tomado un poco el resol.

Por la tarde he conseguido acabar de leer y responder todos los emails y aparte, he escrito unos más que tenía que escribir. Y luego (no sé cuántas veces he escrito ya “y luego”, pero paso de pensar hoy, que es tarde ya) me he puesto a leer cosas sobre los light verbs. Hasta que me he aburrido y me he puesto a completar mi artículo de los corpus. Tengo que acabarlo antes del 30 por narices, que me lo quiero quitar de encima.

Y luego me he puesto a trabajar en un proyecto semisecreto que nos va a llevar horas y horas de trabajo fuera de la jornada laboral. Ya veréis los resultados en noviembre.

Y luego he ido a casa pasando por el Dia a comprar Fairy porque si no lo compro yo, no lo compra nadie. Y según he llegado a casa me ha dicho Xora que iba a tomar algo con Olatz. Así que ni correr, ni nadar, me he ido a socializar. En fin, parece que no me he socializado lo suficiente, pero más vale tener amigos que unos cuádriceps de hierro.

Y he venido a casa, he puesto la lavadora y ya sólo me queda colgarla.

Mañana viene Moretti jr. a intentar arreglar el sofá roto. En fin, que le sea leve, yo estaré en la oficina, ya me lo contará en el pintxopote.

Bgo en Donosti II 98

Ha amanecido nublado en Donosti, eltiempo.es decía que iba a llover durante la mañana, pero yo igualmente he desayunado, me he vestido, me he hecho la comida y he ido a la universidad. Y me he puesto a trabajar con muy muy poca motivación, hasta Maxux me ha dicho que estaba aburrida como una seta. Le he dicho que no, por supuesto, que estaba muy entretenida con mi trabajo.

Y ha empezado a llover como si no hubiera mañana y ha llovido lo suficiente para que nos hayamos mojado de arriba abajo al ir a comer. Y la comida ha pasado sin pena ni gloria, pero la sobremesa, ha sido curiosa. La cafetería de la facultad estaba  cerrada y hemos ido al aulario. Y como todos sabréis hoy ha empezado selectividad. Y la cafetería estaba llena de gente repasando. Y se me ha ocurrido empezar a hablar normal sobre las leyes de Kepler, de lo de la velocidad de traslación y tal. Y nos hemos puesto a intentar recordar las tres leyes. Cosa que no hemos conseguido. Y claro, los pobres jóvenes, han escuchado lo de Kepler y se han puesto todo locos. Y nosotros nos hemos reído. Mucho. Y les hemos tranquilizado seguidamente. Nuestra reflexión ha sido “¿En serio parecemos la autoridad?”.

Y luego he vuelto al trabajo y he conseguido acabar de leer y corregir el artículo de los corpus. Bueno, al principio he corregido más, luego me lo he querido quitar de encima desesperadamente.

Y ha llegado la hora de ir a correr o de irme a casa a acabar el cancionero de Izaba. Y la verdad es que no llovía y me apetecía bastante salir a correr después de la buena carrera de ayer, pero me he venido a casa a enfrentarme a tan titánica labor.

He puesto la lavadora y me he sentado con el portátil y la guitarra en el salón y he ido comprobando acordes de un lado y de otro. Y después de añadir unas 15 canciones, me he dedicado a la creación musical. El viernes Olatz y yo estrenaremos nuestra nueva obra. La letra es mía, pero la interpretación será de las dos. Y luego he pasado a limpio unos bertsos que tenía de enero y he descubierto lo efímero que es el arte; lo que era de rabiosa actualidad en enero es más viejo que la tos 5 meses después.

Y sin darme cuenta, me han dado las 10. Mikel y Endika se han puesto a tocar la guitarra también. Ha sido una experiencia bonita musiquear con la peña. Y de mientras he hecho la comida de mañana y pasado también, que con tanta explosividad artística se me había olvidado. Y mientras hervía el agua, he cenado también.

Y eso ha sido todo por hoy. A ver si mañana cierro el cancionero, hago la mochila para el fin de semana y me preparo para mi segundo hit.

Bgo en Donosti II 97

Lo que parecía un martes normal con su sueño, su desayuno y tal se ha convertido en una pesadilla con las primeras luces del día. Bueno, no, eran como las 9, pero eso suena menos épico. He ido a la bicicleta y he visto que había mucha telaraña en el manillar y he sospechado que había una araña en mi riñocesta (una riñonera que uso/usaba de cesta para la bici) y la he abierto con mucho cuidado. Y efectivamente, había una pedazo de araña, de unos 3 cm. Y he ido a soltar la riñocesta para darle volquete y sacar la araña cuando he visto que la araña ha desovado dentro del enganche. Ahí estaba el capullo lleno de huevitos. Total, que he sacado una pinza que tenía dentro de la riñocesta y he tirado el resto. Si me apuras hasta había dinero, pero no he podido rescatarlo del asco que me ha dado.

Y me he ido a trabajar y podemos decir que ya he dejado visto para vista semanal (sentencia todavía no) el artículo de los verbos. Creo que ya he añadido todo lo añadible. Y luego he ido a comer y a tomar el sol. Estoy morena, la verdad; este fin de semana en Izaba me ha puesto morena, en plan albañil, pero morena.

Y por la tarde me he dedicado al artículo de los corpus, a darle corpus… jujujujuju qué chiste. Y luego me he puesto con el cancionero de Izaba, que parece que no se acaba nunca. Por primera vez en la historia de la borda, el cancionero va a tener acordes.

Y luego me he venido a casa, he dejado la bici y he hecho la compra para poder comer mañana. Y he puesto la lavadora y he ido a dantza. Última clase antes de las vacaciones. En octubre volveremos. Mi andereño me ha dicho a ver si animo a mis amigos a ir a dantza… ¿le habrá echado el ojo a alguno en el pintxopote? En octubre lo descubriremos.

Y luego he salido a correr. No tenía muchas ganas porque tengo muchas cosas que hacer, pero he conseguido reducir en casi 3 minutos mi marca de la vuelta Peine de los vientos – Aquarium. Señal también de que ya me voy haciendo a las zapatillas nuevas.

Y luego me he duchado y he cenado y os estoy escribiendo mientras veo Allí Abajo. En otro momento hubiera visto Tribuaren Berbak, pero Endika está enganchado y sólo tenemos una tele en casa.

Bgo en Donosti II 95

Después de un fin de semana inspirador, hoy he vuelto a Donosti. He dormitado en el bus, me he tenido que bajar del dbus antes de llegar a mi parada porque se acababa la línea, he dejado la mochila, he cogido la mochila de bertsolaritza y he ido a trabajar.

He leído unos cuantos emails y he contestado unos cuantos también y luego he tenido una producción media. El cansancio que he acumulado este fin de semana en Izaba me ha pasado factura. Aunque he de decir que he hecho un esfuerzo extra en concentrarme.

Luego hemos ido a comer y yo me he comprado un bocata porque con las alubias de mi padre no me llegaba para un día y no me daba tiempo a descongelar nada más. Así que he dejado las alubias en casa y he optado por comer un bocadillo. Y durante la comida hemos empezado ya a organizar el viaje de Iparralde del próximo fin de semana; se nota que nos hace ilusión porque sacamos el tema todos los días.

Y luego he vuelto a trabajar con una productividad similar. Es que ya no hay mucho que escribir, la verdad, estoy leyendo sobre leído. Luego he merendado y me he puesto un poco con el cancionero del campamento. ¡Cuánto trabajo!

Y luego he ido a la bertsoeskola y hemos hecho dos décimas, que resulta que se me dan muy bien. Además que la propia métrica invita al lirismo y una de las décimas me ha quedado de lo más poético. La otra ha sido de hacer un bizcocho. Buena igualmente, pero sobre un bizcocho.

Y para celebrar que se acababa el curso, hemos ido a tomar al único bar abierto (casi) dos zuritos y un pintxo. Y nos hemos despedido esperando volvernos a ver el año que viene en la bertsoeskola (o antes) y me he venido a casa, he reconstruido con Mikel y Eneko el viernes a la mañana (que Eneko no se acordaba ni de que le encontré dormido en el pasillo) y os he escrito.

Y me voy echando virutas a la cama, que estoy cansadísima. Mañana más.

Bgo en Donosti II 94

Miércoles en Donosti, aunque mirando al cielo bien podría parecerse esto al día de la marmota porque lleva el cielo invariable desde el lunes. Cuentan que mañana hará buenísimo. Habrá que verlo.

Me he despertado, he desayunado, he cogido la comida y la mochila de correr y he ido a la universidad. Por la mañana he escrito un poco de mi artículo del estado del arte, de esa parte de filosofía que tanto me gusta. Y la verdad es que me ha quedado bastante bien para mi gusto. A mis tutoras igual les parece breve, pero bueno.

Luego hemos ido a comer y a tomar el resol. Las patatas estaban bastante picantes, la verdad, pero he sobrevivido a ellas con gran entereza.

La tarde se me ha hecho eterna, tanto que no tengo muy claro qué he hecho hasta que he salido a comer. Supongo que he seguido con el artículo amén de hacer alguna cosilla más como responder algún email y responder preguntas de Ruben. Y luego he ido a correr. Tengo que correr más, 1) para hacer al pie las zapatillas 2) porque estoy un poco baja de forma. Que no parezca que he corrido poco, que para ser miércoles no ha estado mal, pero podría ser mejor.

Luego me he duchado y me he tirado dos horas pensando cómo hacer la presentación. Creo que debería decir LA presentación, que ya me ha dicho Maxux que haga cualquier cosilla y listo. Yo es que quiero que me quede en plan TED Talks mínimo. Ideas muchas, pero concreciones ninguna; igual hasta me pongo ahora a hacer algo, no os digo más.

Y me he venido a casa, he visto cómo los padres de Endika sufrían luchando contra los del seguro para conseguir un taxi, he puesto la lavadora, he hecho la comida de mañana y he cenado. El plan era hacer comida para el viernes también, per las raciones del Dia de pasta con polvillos son un poco escasas. Total que he hecho para 1, 2 días y el 0,2 me lo he comido para cenar también.

Y nada más de momento. Aquí me quedo con la tranquilida de saber que no tengo que hacer nada hoy más que irme a dormir.

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.